#ChaoMahou, inteligencia colectiva contra la gentrificación

1 year ago by in ciudad Tagged: , , , , , , , , , , , ,

Los out doors publicitarios son a la calle lo que los pop ups (esas ventanitas molestas) a Internet: contaminación visual de la era 1.0. Parece evidente que deberían ser la última opción publicitaria, pero…. Cuando pensamos que hemos visto todo en Cagadas de Marketing en la Era de la Red, nos topamos de bruces con algo que supera todo. El pasado lunes me deparé con un gigantesco, desproporcional y agresivo cartel de Mahou en Lavapiés, mi barrio en Madrid. La indignación fue in creschendo, según iba encontrándome con amigos y vecinos igual de enfadados. Nunca había ocurrido nada así en Lavapiés. Nunca. De alguna manera, el cartel simboliza el proceso de gentrificación  que se cierne, otra vez, sobre el barrio. El “Qué bien sabe una Mahou en Lavapiés” es la punta del iceberg de un proceso en ciernes de marcantilización del barrio y de desplazamiento de comunidades. El hashtag #MiMahouPendiente, se convierte en cómplice del mercado que gentrifica sin escrúpulos y sin el más mínimo respecto hacia las comunidades que tejen barrio, que tejen ciudad. Mi primer tuit fue una rabieta.

 

Nuestra venganza será ser felices, dijimos no hace tanto en las plazas tomadas. Nuestra venganza será ser felices entonando #ChaoMahou mientras bebemos otras marcas de cerveza. O vino. O gin tonics. O agua. La reacción en Twitter y muchos mensajes privados que han llegado me hicieron ver el potencial de la idea. El enjambre cervecero del 99%, el que teje barrios y afectos, está en marcha. Beberán / beberemos birras que no sean Mahou (o marcas de su grupo).  Muy simple: bebamos cualquier manera, mejor sí es cooperativa, ética y sostenible. Cualquier menos Mahou. Tuiteemos usando #ChaoMahou. Mezclemos con su hashtag oficial, #UnaMahouPendiente. Y, por qué, comencemos a ocupar el hashtag #tapapiés, para que el boicot sea redondo.

Si Mahou retira el anuncio, aceptamos las disculpas.

Incomprensible que no lo entiendan. Incomprensible que sigan con técnicas de la prehistoria de la publicidad en pleno siglo XXI. La siempre despierta agencia Comandante Tom tienen el mismo diagnóstico sobre #ChaoMahou y la cagada galáctica de Mahou. Incomplensible que no hayan entendido el 15M, sus mutaciones y la capacidad de la multitud de indignarse y organizar su rabia. Incomprensible que piensen que Lavapiés, la aldea gala de las resistencias madrileñas, va a tolerar la gentrificación de brazos cruzados. Curiosamente, mi primer artículo en prensa escrita llevó el título Lavapiés se pone en pie contra el Plan Urbanístico. Salió en la sección de Madrid de El Mundo. Corría el año 1995, yo estaba en segundo año de periodismo en la Universidad Complutense, Lavapiés no aparecía en ningún mapa y los periodistas no entraban al barrio. Yo estaba en el tejido de Lavapiés, recién dejado el Instituto de Secundaria Cervantes (enfrente de la actual Tabacalera) y con la primera efervescencia de ocupas. Me las ingenié para llamar al redactor jefe (Pedro Blasco, recuerdo) y venderle la historia. El Plan Urbanístico se paró (con mucha calle). Con reuniones con poca luz en el antiguo Teatro Olimpia (hoy el Valle Inclán). Con asambleas y articulación local. Con mucha calle.

Ha llovido mucho. Ese artículo me lo enmarcó mi padre y no sé dond esa. Hace un tiempo que me defino como post periodista. Y entre tanta lluvia y birras, se han ensamblado muchos #SíSePuede en todo el mundo. Creo que el mercado está demasiado confiado con Lavapiés. No pasarán.

Hace unos cuatro años escribía en este blog sobre consumo selectivo, boicot y culture jamming. Hace tres años, escribíamos en SmartCitizens.cc sobre procesos de culture jamming y remezcla física en anuncios publicitarios durante la ocupación de las plazas. “Estructuras arácnidas. Remezclas de códigos. Estructuras post it. Zonas Autónomas Temporales. Resignificaciones imaginarias. Las revueltas que sacuden el mundo desde finales de 2010 (Revolución de los Jazmines de Túnez) nos ha dejado estampas visionarias, ácidas, desconcertantes. El culture jamming (remecla de iconos publicitarios) conoció a la arquitectura en beta (estado inacabado). El espacio urbano pasó a ser una platafoma de participación política, mejorada en tiempo real por la inteligencia colectiva. Arriba, imagen de la Puerta del Sol de Madrid durante la ocupación del 15M de 2011. En medio, el Centro Cultural Atatürk de Estambul, en junio 2013, durante la explosión de la revuelta Diren Gezi. Abajo, el EuroMaiden de Kiev, en Ucrania, durante las recientes protestas política”.

Para que los spin doctors de Mahou vean que no me mueve el odio, sino el amor al barrio, les regalo una campaña: Mahou debería enfocar su campaña hacia “las historias locales”. Debería incentivar que se cuenten historias del barrio, memoria colectiva, afectos familiares, deseos del futuro. Que se cuenten historias alrededor de Mahou, amores surgidos entre botellines, felicidades efímeras de litrona, eternidades de cebada mahouera, tejidas alrededor de la una cerveza que podría ser la hoguera del barrio en la que se cuentan cuentos. Historias locales contra la gentrificación también suena bien. Spin doctos de Mahou: daos prisa antes de que otra marca acepte mi regalo de campaña.

De la Puerta del Sol a la plaza Lavapiés, pasando por el Gezi Park de Estambul, la batallla de Lavapiés será larga, dura. Es una metáfora de estos tiempos en los que cruje el sistema, los mercados financieros y los parlamentos. Pero nos dejaremos todo, piel y bits, en el intento. Nos quieren solos. Nos tendrán en común. #ChaoMahou, ese paraguas de los brindis con otras birras, vinos y bebidas, es el primer paso. Expect us.

puertadelsolgezipark

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

One Response to “#ChaoMahou, inteligencia colectiva contra la gentrificación”


Leave a Reply to Se busca relato de época | #CódigoAbierto_CC


Click here to cancel reply.