Claudia Cisneros: “El uso de redes facilita la confluencia alrededor de un tema específico”

2 years ago by in #tecnopolíticaLATAM Tagged: , , , , , , , , ,

La peruana Claudia Cisneros es periodista de televisión, radio e internet. A su  vez, se define como “activista de derechos ciudadanos, políticos y humanos”. Dirige el portal de divulgación de ciencias y humanidades Sophimania.pe. Desde las revueltas que del #tomalacalle que sacudieron Lima en 2013, Claudia acompaña los nuevos formatos de la protesta que están reiventando la participación social en Perú. El #Tomalacalle desembocó en nuevos movimientos red como la #LeyPulpin (estudiantes) o el más reciente #TomaElByPass (relacionado a luchas por el derecho a la ciudad).

Esta entrevista forma parte del proceso de investigación #tecnopolíticaLATAM que realizo para OXFAM.

En 2013 se produjo un proceso social en Perú diferente. Desde el hashtag #tomalacalle se produjo un movimiento de indignación contra La repartija. ¿Qué innovaciones se vieron en dicho proceso?

Se vio un despertar de la juventud en la capital ejerciendo su derecho político y ciudadano a la protesta. Algo que desde el 2000, con la caída del régimen dictatorial de Fujimori no se había visto. Pero ese despertar vino de la mano del uso, por primera vez, de coordinaciones con el uso de redes sociales, donde diversos colectivos, grupos, independientes, de universidades, jóvenes de organizaciones partidarias así como no partidirizados confluyeron en una misma causa de reclamo. Gracias al uso de twitter y facebook se logró articular en pocos días, y en algunos casos en horas, las protestas en las calles. Esa misma red virtual ayudó a identificar personas y grupos que seguirían en contacto para otras manifestaciones en el futuro. Se descubrió por primera vez el poder de las redes a las calles.

¿El nuevo proceso surgido quiebra de alguna manera antagonismos ideológicos y conecta en causas concretas a grupos diferentes?

El uso de redes facilita la confluencia alrededor de un tema específico, más allá de ideologías o instituciones. Permite acercar gentes y unirlas en torno a preocupaciones comunes y concretas. Facilita la organización y coordinación de fuerzas para cuestionar, rebelarse o exigir al Gobierno o a autoridades a rectificar lo que se considera inadmisible o actuar para exigir un derecho o la no vulneración del mismo.

¿Hasta qué punto la comunicación digital (blogs, redes) son importantes en el ecosistema activista de Perú?

Hoy en día se consideran ya indispensables. Si bien la penetración de internet en Perú no es tan extensa, dónde la hay se ha extendido su uso para activar exigencias ciudadanas, manifestaciones, conversatorios, traslado y transmisión de información relevante, etc. También ha permitido una coordinación mejor entre la capital y las regiones, así como entre grupos distintos dentro de la misma capital. Hoy se configuran mejores y mayores apoyos por parte de grupos de Lima para con las luchas en regiones y viceversa.Lo que antes tomaría semanas o meses hoy puede concretarse en días o en horas gracias a las redes que se generan y han generado en las redes sociales.

¿Los medios de comunicación se ven amenazados por este nuevo ecosistema?

La amenaza quizás podría señalarse en tanto que queda en evidencia cuando los grandes medios deciden, interesadamente, no prestar atención a la agenda ciudadana. Las redes y las coordinaciones a través de ellas del activismo suplen en muchos casos a los medios tradicionales como vías de comunicación de problemas ciudadanos álgidos, en especial cuando chocan con intereses de poder político o económico, oficial o fáctico. Este nuevo ecosistema está un paso por delante de ellos, los pone en evidencia cuando estos medios eligen dar la espalda a demandas ciudadanas o minimizarlas y en muchos casos los obliga a dar cobertura tanto de las manifestaciones y anunciarlas, como del curso que siguen y el pulso que las mueve. Por supuesto que no siempre lo hacen de manera honesta y periodísticamente ética, pero me atrevo a decir que la presión de no poder ignorar a las redes las obliga a un mayor equilibrio que el que tendrían sin las redes en movimiento.

¿Qué conexión existió entre las protestas de 2013 y las de la #LeyPulpin?

Las protestas del 2013 fueron el germen, una antesala a lo que ocurrió luego con el gran movimiento generado por las protestas contra la llamada Ley Pulpin, que vulneraba derechos y beneficios laborales para gente joven (“explotable” por su inexperiencia). Gracias a lo que se comenzó a construir en redes durante la Repartija y la condena social y moral a la Congresista Martha Chávez (que pretendía dirigir una comisión de derechos humanos siendo una persona muy cuestionado por su declarada transgresión a ellos) y a la toma de conciencia del poder de organización a través de las redes, se pudo llevar a cabo una lucha sostenida de 5 marchas en menos de 2 meses que concluyó en la victoria popular de echarse abajo esta abusiva Ley que solo buscaba beneficiar al gran empresario en desmedro de los derechos ciudadanos y laborales. Gracias a ello se organizaron, convocaron y registraron no solo las marchas, sino la represión, los abusos previos y durante las marchas de parte del Gobierno, que fueron varios. La victoria contra la Ley Pulpin puso en evidencia de lo que los jóvenes estaban y están dispuestos a hacer por reclamar derechos ciudadanos frente a poderes abusivos, y cómo la era del uso de las redes sociales transformaron la forma de convocar y hacer seguimiento a las protestas desde el poder ciudadano. Si con la Repartija y la sanción social a Martha Chávez se inició este proceso, con las marchas de la ley Pulpin se consolidó.

¿El #TomaElByPass recoge parte de la red creada en las anteriores protestas?

En parte sí, pero entiendo que en este caso en particular hubo un grupo con conexiones importantes con movimientos de redes a calles españoles que sirvieron de apoyo e inspiricación.

¿Cómo dialogan los nuevos movimientos, redes, procesos, con los movimientos sociales clásicos? ¿Y con la política?

A raíz de las protestas contra La Repartija y contra la Ley Pulpín, pero especialmente durante las marchas contra la Ley Pulpín fue muy interesante ver la asimilación de movimientos sociales clásicos con los nuevos actores en redes. Hubo una integración ciudadanemente hermosa entre sindicatos y partidos de izquierda con sus alineaciones y sistemas jerárquicos o clásicos, con jóvenes en nuevos o no tan nuevos colectivos usando redes, centros federados universitarios, colectivos artísticos, colectivos ciudadanos, organizaciones civiles de antes y de ahora, hasta colectivos independientes como Las Zonas, que se crearon y organizaron a partir de zonas geográficas en la ciudad de Lima, y no de ideologías o partidos y que fueron también cruciales para las marchas de aquí en adelante. Los movimientos clásicos aportaron su experiencia en protestas, seguridad, legalidad, prudencia, reflexión, piquetes etc., mientras que los nuevos aportaron en nuevas formas de comunicación, tecnología, nuevas ideas. Pero todos, tradicionales y nuevos con el mismo espíritu combativo y mística, con la misma indignación y fuerza, con la misma garra para lograr lo considerado justo para el ciudadano.

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment