Co-creando la ciudad: espacio colaborativo de la cumbre global de ciudades de Bogotá

1 year ago by in ciudad Tagged: , , , , , , , , ,

Un mantra: el derecho a la ciudad es una práctica ciudadana (no un paradigma teórico). Un palco para escenificar el mantra: el taller Co-Creando la ciudad de la Cumbre Mundial de líderes locales y regionales que se celebra entre el 12 y el 14 de este mes en Bogotá. Un desafío: tejer un diálogo entre sociedad civil organizada, movimientos y colectivos más líquidos y representantes de diferentes ciudades del mundo. Un desafío mayor: que el diálogo no sea apenas en un espacio presencial, sino que tenga una capa digital (herramientas, metodologías) y una dimensión verdaderamente global (con invitados de todos los continentes que no han podido ir a Bogotá).

Cuando la United Cities and Local Government (UCLG) me invitó para pensar algo disruptivo para su Cumbre Global no lo dudé: acepté. La UCLG tiene socios en 140 países y representan a 5.000 millones de personas (el 70% de la población del mundo). Y sobre todo, tienen un historial de apuesta por políticas sociales y el derecho a la ciudad muy reconocible. Es la gran superestructura global que apuesta por el derecho a la ciudad. Tal vez la única.

Tras varios meses de trabajo y algunos extravíos, llegamos a un suelo común para intentar que el encuentro fuera más que un simple seminario o taller. Diseñamos una estrategia alrededor del “derecho a la ciudad” que tuviera un proceso de co-creación, espacios digitales para ello y algunos mecanismos para incentivar la participación de personas que no vayan a acudir a la cumbre. En primer lugar, realicé una declinación del concepto de derecho a la ciudad en seis ejes que tocan prácticamente la panorámica de asuntos de las ciudades contemporáneas:  derecho a la ciudad sostenible, derecho a la ciudad viva, derecho a la ciudad del aprendizaje, derecho a la ciudad diversa, derecho a la ciudad democrática, derecho a la ciudad diversa y derecho a la ciudad justa. El conocimiento libre, la cultura libre y las prácticas copyleft están frecuentes en todas las declinaciones.

Después creamos un PAD para cada eje, a los que ya han contribuido varias personas con comentarios y remezclas. Cada eje tendrá un hang out (debate digital), en el que participarán activistas de todo el mundo. Tres de dichos hang outs se celebrarán durante el taller y se proyectarán en una pantalla en Bogotá, facilitando la interacción digital-presencial. El objetivo de las sesiones será pues conseguir tener un output en forma de documento que pueda tener una escalabilidad política hacia la organización UCLG, hacia los gobiernos locales de ULG y hacia el propio HABITAT de la ONU, que se celebra una semana después en Quito.

Coordinaré las seis sesiones presenciales de Co-Creando la ciudad representanto al MediaLab-Prado de Madrid. Al mismo tiempo, incentivaré el diálogo entre nuestro espacio y El Futuro de las Ciudades, que está a cargo del Laboratorio de la Ciudad de la Ciudad de México.

A continuación los textos de partida de cada eje, con horarios de las sesiones presenciales y de los hang outs. También coloco algunos detalles de participantes (apenas coloco las ciudades confirmadas). Los PADs de trabajo los abriremos al inicio del encuentro. Los textos son borradores: mejorables, ampliables, remezclables. Posiblemente tenga hasta erratas. Los comentatarios de este post se incorporar al flujo.

1. Derecho a la ciudad sostenible

Sesión: 12 de octubre, 10.30h GMT -6 // Hang out digital: 19 de octubre, 15.00 h GMT    // Participantes por ciudad: Bogotá, Ciudad de México, Cardiff, París, Dyarbakir (kurdistán turco) , Beirut, Nueva York, Madrid, Estambul, Bruselas, Atenas, São Paulo.

Las revueltas del You Stink (“usted apesta”) que sacudieron Beirut en julio de 2015 pusieron sobre la mesa de las revueltas globales la cuestión de la gestión de los residuos urbanos. El conflicto pone en evidencia el choque de la gestión público-privada con la sostenibilidad de las ciudades. Las propuestas de remunicipalización de los servicios de limpieza en algunas ciudades de España e incluso la creación de empresas de energía limpia también son pruebas del desafío que los gobiernos locales tiene en cuanto a la sostenibilidad

Al mismo tiempo, el modelos de ciudad basado en “los cuidados” amplía el concepto de sostenibilidad, colocando “la vida” y las condiciones que la hacen posible en el centro de la política pública. El derecho a la ciudad sostenible dialoga a su vez con la economía social, con la gestión del común y modelos cooperativos de producción en entornos urbanos y de cambios en los modelos de producción y de consumo. Esto llama también a una capacidad de regular para que la ciudad no sea una fuente de acumulación y centralización de la renta financiera, sino que sus riquezas sean creadas de forma sostenibles y sus beneficios repartidos de forma equitativa entre los habitantes y los barrios. El derecho a la ciudad sostenible garantiza la función social de la propiedad, de la tierra y de la ciudad. A su vez, es clave para el reconocimiento y apoyo a la producción social del hábitat. El derecho a la ciudad sostenible está basado en una gestión responsable y colectiva de los bienes comunes ecológicos.
2. Derecho a la ciudad viva

Sesión: 12 de octubre, 12.00h GMT -6 // Hang out digital: 12 de octubre, 12.30 h GMT -6 // Participantes por ciudad: El Cairo, Toronto, Barcelona, Recife, São Paulo, Francistown (Botswana), Buenos Aires, Montevideo, Londres, Quito, Amsterdam.

La crisis del modelo urbano puesta en evidencia por los diferentes movimientos ‘occupy’ del mundo llegó de la mano de algunos referentes intelectuales. El libro Muerte y Vida de Las Grandes Ciudades, Jane Jacob, publicado hace medio siglo, es una de las referencias rescatadas más importantes. La ciudad viva, basada en los tejidos barriales y en las redes humanas que conforman los territorios, se convierte en un faro para muchos gobiernos locales y movimientos sociales que inciden en las urbes.

La ciudad viva, permeada a su vez por la lucha por los derechos humanos, el derecho a una vivienda digna y el derecho a la ciudad, se convierte de esta forma en uno de los campos narrativos más inspiradores contra los procesos de gentrificación, especulación inmobiliaria y privatización del espacio público…

3. Derecho a la ciudad del aprendizaje

Sesión: 13 de octubre, 09.00h GMT -6 // Hang out digital: 13 de octubre, 9.45 h GMT -6: Participantes por ciudad: Lille, Seine-Saint-Denis, Durban, Cuenca (Ecuador), Bilbao, Seul, Dakar, Río de Janeiro, Medellín, Johannesburgo

Durante la oleada de ocupaciones que arrancó con la Primavera Árabe, el espacio urbano devino en espacio de intercambio de conocimientos, en espacio de aprendizaje. El formato “clase maestra” o “aula pública”, en el que personas especialistas en un asunto compartían su conocimiento, fue habitual en las plazas tomadas. Al mismo tiempo, las plazas igualan a profesores y alumnos y posibilitan el aprendizaje mutuo de especialistas y amateurs.

Al mismo tiempo, en la era de la conectividad ubicua, de los smart phones y de la ciudadanía pro activa, cualquier rincón de la urbe puede transformarse en un espacio de enseñanza e intercambio. La ciudad del aprendizaje, según la definición del urbanista Doménico di Siena, consiste en “pasar de modelos basados en la creación de productos y servicios eficientes que nos obligan a un movimiento constante (y al consumo), a modelos basados en la gestión de la información y producción del conocimiento (auto organización)”. El “derecho a la ciudad del aprendizaje” está basado en el libre acceso y la libre circulación del conocimiento y la cultura.

4. Derecho a la ciudad democrática

Sesión: 13 de octubre, 11.00h GMT -6 // Hang out digital: 10 de octubre, 10.00 h GMT -6 // Participantes por Ciudades: Barcelona, París, Belo Horizonte, Ciudad de México, Nueva York, san Juan (Puerto Rico), Bogotá, Quebec, Canoas (Brasil), Tevragh Zeina (Mauritania), Nanterre, Madrid, Taipé.

La participación pasó a ser una necesidad para “radicalizar la democracia” en un contexto mundial de crisis de la representación política y para corregir las grandes desigualdades de acceso a los espacios de poder y de decisión. La resistencia de algunas ciudades y colectivos ciudadanos al modelo Smart City basado en la vigilancia y en la centralización de datos, amplía el concepto del “derecho a la ciudad” al “derecho a la ciudad democrática”. La participación ciudadana en los procesos de planificación urbana, la privacidad de las comunicaciones, los procesos de deliberación ciudadana, el movimiento de hacking cívico alrededor de la transparencia, el commoning data (datos del bien común) y la democracia directa en el ámbito urbano (como lo demuestran los proyectos municipales de #DecideMadrid – Madrid o #DecidimBarcelona – Barcelona) dibujan el horizonte del “derecho a la ciudad democrática”.

La gestión democrática de los pueblos, ciudades, áreas metropolitanas y regiones supone reforzar el papel los gobiernos locales. El derecho a la ciudad democrática se convierte pues en piedra angular de los gobiernos locales, pero más allá de las múltiples formas de participar, la cuestión de la capacidad de estos canales de participación para abarcar a los más alejados del poder nos tiene que interrogar.

5. Derecho a la ciudad diversa

Sesión: 14 de octubre, 18.00h GMT -6 // Hang out digital: 02 de noviembre, 15.00 h GMT // Participantes por ciudades: Bogotá, Quito, Varsovia, París, Barcelona, Roma, Quebec, Ciudad de México, Puebla, Beylikduzu (Turquía), Líbano, Porto Alegre, Medellín, Sevilla.

El derecho a la ciudad diversa reposa, por un lado, sobre una gestión responsable y colectiva de los bienes comunes culturales. Por otro, el derecho a la ciudad diversa reflexiona también sobre tres temáticas: la diversidad, la memoria/patrimonio y la creatividad. La ejecución de políticas públicas que garanticen una ciudad diversa toca a su vez un punto esencial: el ejercicio de los derechos culturales y el acceso a la cultura.

La existencia de manifestaciones culturales accesibles para todos, ya sean en el espacio público o en instalaciones (bibliotecas, auditorios…), sería un abordaje clásico de la cuestión. Visibilizar, facilitar y reconocer la existencia de manifestaciones culturales autónomas en la ciudad es una nueva responsabilidad del poder público. De esta manera, la interculturalidad se transforma como herramienta y espacio de diálogo entre las diferentes culturas y manifestaciones culturales que habitan una ciudad y el poder público desplaza sus lógicas y dialoga con “lo común”.

6. Derecho a la ciudad justa

Sesión: 14 de octubre, 18.00h GMT -6 // hang out digital: Hang out digital: 14 de octubre, 18.45 h GMT // Participantes por ciudades: Nueva York, Lima, Ciudad de Guatemala, Brasilia, Buenos Aires,  Madrid, Barcelona, Badalona, Pikine (Senegal), Dakar, Ciudad de México, Gwangju (Corea del Sur)

El respeto y la protección de los derechos humanos es un eje transversal a las diferentes políticas públicas de los gobiernos locales. El derecho a la ciudad justa hace un especial hincapié en cuestiones de género, igualdad y equidad. Al mismo tiempo, en la era digital, el derecho a la privacidad nortea las luchas de los derechos humanos de muchos colectivos en materia de plataformas como “human right by design” o temas de videovigilancia o espionaje de datos personales desde dispositivos de WIFI públicos.

Al mismo tiempo, los mecanismos de redistribución de renta y la cuestión del policentrismo de las ciudades son claves para poner al orden del día la cuestión territorial y luchar contra la segregación socio-espacial resultante de los procesos mercantiles en los cuales se construyen las ciudades. Una articulación descentralizadora que coloque recursos y mecanismos de decisión en las periferias populares es determinante para pensar lo común y garantizar el cumplimiento de los derechos humanos.

 

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

One Response to “Co-creando la ciudad: espacio colaborativo de la cumbre global de ciudades de Bogotá”


[…] debates… Hay de todo menos voces ciudadanas. O hay muy pocas. Se oyen, sobre todo, en la plataforma de trabajo permanente dedicada al Derecho a la Ciudad impulsada por la comisión de inclusión de CGLU y comisariada por […]