Cómo el 2011 global cambió las dinámicas sociales de América Latina

1 year ago by in #tecnopolíticaLATAM Tagged: , , , , , , , , , , ,

Cuando a finales de mayo de 2011 se lanzó desde el incipiente 15M español  la convocatoria del 15O – United for Global Change  pocos sospechaban que iba a ser la manifestación mundial más masiva desde el No a la guerra del año 2003. Las plazas de las principales ciudades españolas seguían ocupadas. El colectivo Democracia Real Ya, ninguneado por la prensa hasta el 15 de mayo de 2011, apoyó la propuesta de ese día de acción global surgida de forma orgánica. Y los medios se hacían eco de forma masiva:  Democracia Real Ya prepara una movilización a nivel mundial para el 15 de octubre, titulaba 20 Minutos.

Pocos podían prever en España que al 15O – United for Global Change se unirían, “de norte a sur, de oeste a este”, más de mil ciudades en todo el mundo. Y que América Latina mezclaría algunas de sus luchas más emblemáticas con lemas surgidos en el 15M (“no nos representan” o “democracia real ya”) o con los hits de Occupy Wall Street que surgiría el 17 de septiembre (“We are the 99%”). En Chile, 70.000 personas ocuparían las calles pacíficamente y los estudiantes que estaban en pie de guerra contra el gobierno se unirían al clamor indignado global. En México, el héroe Super Barrio, surgido en los años ochenta en las luchas vecinales, daba un encendido discurso en el #15O mexicano. En Colombia, el #15O llegaría tres días después del paro nacional convocado por los estudiantes: las luchas contra la Ley Lleras (libertades digitales) y contra la Ley 30 (estudiantes) dialogarían durante todo el año con la indignación global de forma clara. En Brasil, crecerían nodos y grupos de trabajo tanto del #15O como de Democracia Real Já. Nadie podía prever que el mismísimo Eduardo Galeano, que visitaría la Acampada de Barcelona, divulgaría un vídeo incentivando el “sagrado derecho a la indignación” para convocar al mundo el #15O.

mapa-acampadas

La expansión global inicial del 15M tuvo uso el formato acampada como método – virus replicable. En América Latina, el “contagio tecnológicamente estructurado” del que habla el investigador Javier Toret se tradujo en decenas de acampadas, que compartían imaginario, método y herramientas tecnológicas. El mensaje era simple: Help us to change the WORLD! From #spanishrevolution to #worldrevolution. En los primeros momentos, fueron jóvenes españoles los que encendieron la llama en otros países. “Chile, México Argentina y Brasil fueron los países que probablemente respondieron con mayor fuerza y con los que hay un mayor intercambio, probablemente porque son los que mayores comunidades de españoles albergan”, asegura Quico Gil, de Democracia Real Ya Valencia, que actualmente reside en Río de Janeiro.

Desde las plazas ocupadas de España, los núcleos hackers trabajan en herramientas, metodología, tutoriales. Surgía TakeTheSquare.net, plataforma en inglés con licencia copyleft que sería vital en la expansión y conexión global de las indignaciones. Y especialmente clave en el surgimiento de Occupy Wall Street. El manual How to Occupy de Take The Square comenzó a ser replicado en cientos de webs. “Algunos teníamos la visión de que eso que vivíamos era global, que teníamos que contárselo al mundo entero, y que el mundo entero lo vería claro y se uniría … así de naif era la cosa”, asegura la hacktivista Carolina García, una de sus impulsoras de Take The Square.

El grito indignado del 15M  se expandía con un ritmo acelerado. Ni sus propios participantes eran conscientes de algunas de sus mutaciones.  Alguien en la puerta del Sol del Madrid colocó un cartel tipo “silencio, que vamos a despertar a los Griegos”. Y el 25 de mayo de 2011 los griegos tomaron la plaza Syntagma de Atenas y cientos de plazas en todo el país. 100.000 personas rodearon el Parlamento, con un gran cartel en español: “Estamos despiertos. ¿Qué hora es? Es hora de que se vayan”. Una joven israelita que había participado en la Acampada Sol encendió las revueltas y acampadas en Israel el 19 de junio, a favor de la justicia social. “En la expansión americana destacaron Ciudad de México, Buenos Aires, Montevideo y comunidades en EEUU”, afirma Héctor Huerga, uno de los articuladores de 15MBCN Internacional, grupo de trabajo internacional del 15M de Barcelona. Carolina García destaca la rapidez con la que se hizo contacto “con Brasil”. Las plazas eran barrios y el mundo al mismo tiempo. La metáfora del cuadro propio de Virginia Wolf pasaba a ser la de un cuarto propio conectado:  ciberespacio y autogestión del yo frente a la multitud, según Remedios Zafra. “Trabajábamos de manera distribuida para mantener la autonomía de cada plaza y no frenar las posibles nuevas ideas que surgen de lo local. Pero la acampada la sentí rodeado de activistas de todo el mundo”, afirma Héctor Huerga.

 

marchaputasespacio

Fotografía: Marcha Putas de Quito (Bernardo Gutiérrez)

El 3 de abril de 2011, la slut walk tomó el Queens Park de Toronto, en Canadá. La marcha de las putas (traducción literal) era una reacción colectiva a las declaraciones de Michael Sanguinetti, portavoz de la policía de Toronto, que sugirió que las “mujeres deberían evitar vestirse como putas” si no quieren ser violadas. La marcha supuso una verdadera irrupción creativa y narrativa. Y explotó en una red de “marcha de las putas” transnacional en la que América Latina se convirtió en uno de sus epicentros. El Brasil, surgió la  Marcha das Vadias. En países como Chile, Perú, México, Uruguay, Argentina, Colombia o Ecuador, la marcha de las putas se convirtió en un nuevo espacio y lenguaje de las protestas. En algunos casos, se usaba  PUTA  como acrónimo de “Por una transformación Auténtica y Social”.

Si la oleada de protestas globales de la anti globalización consolidó el “protestival” (aquí un texto vital de Graham St John) como forma de acción lúdica, el 2011 global renovó las formas de las protesta desde la micropolítica, los afectos y la creatividad. La marcha de las putas consolidó memes transnacionales como “más sexo, menos violencia”, “puta feliz” o “P de placer” (en clara alusión al V de Vendetta, el cómic de Alan Moore que dio pie a la máscara de Anonymous”.  El Besatón (besos colectivos) se confirmaba como formato de los estudiantes de Chile  o de Colombia. En las revueltas de Brasil de 2013, el Beijato de Río de Janeiro, “uma coletiva transfeminista anticapitalista LGBTIQ que atua contra o machismo, o racismo, a homo/lesbo/bi/transfobia e a mononormatividade!”, sería uno de los colectivos relevantes. 

Subversión poética, viralidad micropolítica, afectos-que-son-armas, agregación emocional . El 2011 desordenó las lógicas sociales del mundo de forma profunda. El “tenemos más que nos une de lo que nos separa”, “no nos mires únete” o “nuestra venganza será ser felices” popularizados por el 15M español fueron mecanismos-gritos agregadores presentes en muchas mutaciones del 2011 global. Algunos formatos, como eventos en Facebook o flash mobs político-sociales, también trastocaron las lógicas de la movilización. Y llevaron a muchas personas de las redes (digitales) a las calles de formas novedosas. En el texto Entre la diversión y la protesta mediativadas, Doris León Gabriel y Jürgen Golte comparar algunos detalles de la Primavera Árabe con diferentes flash mobs de Perú de finales de 2010 y del 2011. Estos flash mobs políticos peruanos, como el  Besos contra la Homofobia,  rompía la inercia exclusivamente lúdica y superficial de otros como el popular flash mob Zombie Walk, Doris León Gabriel y Jürgen Golte, marcando algunas diferencias entre la Primavera Árabe y Perú, destacan la importancia de lo “efímero”, de las acciones “acéfalas” y “espontáneas”. El caos pasa a ser una virtud.

El Churrascão da Gente Diferenciada que ocurrió en São Paulo el 14 de mayo de 2011 – un día antes a la gran protesta del 15M de España- fue otro de los puntos de inflexión de las dinámicas político-sociales del año más global de la última década. Una vecina del elitista barrio de Higienópolis de São Paulo afirmó en un periódico que el barrio no necesitaba metro porque en el vivía, “gente diferenciada”. La reacción fue automática: un evento irónico de Facebook convocaba a un Churrascão da Gente Diferenciada en Higienópolis. De las más de 55.000 personas que confirmaron, apenas acudieron unas 1.000 personas. Sin embargo, algo radicalmente nuevo había en esa convocatoria relámpago. Se cocinó en horas, sin intermediación de movimientos organizados ni grupos conocidos. El clima de la protesta fue lúdico, creativo. La narrativa era agregadora y no tenía barniz ideológico: bastaba querer una parada de metro en Higienópolis o o estar en contra de las clasistas declaraciones del vecino del mencionado céntrico barrio. La ciudadanía se auto organizaba frente a las élites de una forma diferente.

 

Trailer del documental Tres instantes, un grito (Cecilia Barriga)

La cineasta chilena Cecilia Barriga, en el documental Tres instantes, un grito, compara la acampada de la Puerta del Sol de Madrid con las revueltas de los estudiantes chilenos y con el Zuccotti Park ocupado por Occupy Wall Street. Cecilia identifica algunas similitudes de estos tres procesos de 2011. “El grito es el hartazgo de las viejas formas de hacer política, la necesidad de cambiar esas forma”, aseguraba en una entrevista a Amador Fernández-Savater. Cecilia identifica métodos, formatos y de herramientas comunes. Y destacaba una sensibilidad diferente de hacer de la felicidad un arma: “En los tres lugares percibí un deseo de disfrutar de los procesos, un disfrutar muy serio, que no hay que minimizar o ridiculizar en absoluto”. Quico Gil, de Democracia Real Ya Valencia, resalta la universalidad de las consignas del 15M: “Fueron proclamas que trataban construir una nueva narrativa, la de unificar  y organizar a ciudadanos de a pie de todo el mundo y marcar una línea de separación entre estos y las élites o la plutocracia (aristocracia mundial)”. No nos representan. No somos mercancías en manos de banqueros y políticos. Es un hecho: las protestas de 2011 dieron un vuelco narrativo, organizativo, (auto) comunicativo y metodológico al mundo. América Latina no se queda fuera de la foto.

El estudio World Protest 2006-2014, publicado en 2013 por la Initiative for Policy Dialogue y Friedrich Ebert Stiftung New York, revela algunas claves importantes sobre las 843 revueltas más importantes ocurridas entre 2006 y 2013. La “Democracia Real” aparece como segunda demanda más común (en 210 de las protestas). El “fallo de la democracia representativa’” es la causa de 376 de las revueltas. Los “nuevos agentes de cambio” (entre los que se encuentran Occupy, 15M,  Indignados, #YoSoy132 o el Movimento Passe Livre (MPL) de Brasil son convocantes casi tan importantes como los sindicatos. A pesar de que América Latina ya no fue la más “agitada” del mundo, hablando de conflictos (apenas 41 grandes revueltas) el imaginario indignado sí cuajó en América Latina. Evolucionó hacia nuevos procesos políticos sociales. En algunos casos, enredándose con proceso previos y propios. En otros, con más conexión planetaria que local y con más características tecnopolíticas que de  luchas clásicas.

A inicios de junio de 2011, cuando todavía estaban ocupadas las plazas de España,  nació el grupo Indignados Paraguay, “un grupo de Paraguayos Indignados y Auto Indignados por la situación de nuestro país”. El grupo pretendía replicar algunos de los métodos en “España, Grecia y otros países”, para que  “todos puedan ser oídos, en asambleas populares, asambleas de jóvenes en las plazas y campamentos multitudinarios, como los ocurridos”. El movimiento Indignados Paraguay renacería con fuerza en el día de acción global #15O y en la denominada Primavera Paraguaya, que explotó en noviembre de 2011. Del nodo Indignados Paraguay surgirían con posterioridad procesos como el After Office Revolucionario ( un evento de Facebook el 30 de mayo de 2012), que derivaría en el Movimiento Despertar Ciudadano, vital en la regeneración democrática, la participación y la movilización del país.

En el prólogo del estudio Movimientos juveniles en América Latina: entre la tradición y la innovación, firmado por René Galarreta Achahuanco (Ministro de Educación de Perú entonces) y Julio Carranza (UNESCO), se realiza un paralelismo directo entre la ola indignada global y América Latina. La indignación también prendió en América Latina, pero con un carácter marcadamente juvenil: “En América Latina el fenómeno también tiene ciertos desarrollo, pero cuenta con especificidades importantes, en la medida en que están protagonizados – fundamentalmente – por estudiantes (secundarios y universitarios) que reclaman –sobre todo – una educación pública, gratuita y de calidad, en términos mucho más propositivos que los que tienen los “indignados” en los países altamente industrializados”.

Junto a Chile, Colombia es el país en el que el movimiento estudiantil fue uno de los grandes protagonistas del 2011. En una entrevista a Boris Duarte (Identidad Estudiantil), Brayan Camilo Rojas (Sindicato de Estudiantes de Colombia) y Jairo Rivera (Federación de Estudiantes Universitarios), el bloguero Diego Sánchez lleva la conversación hacia la “organización asamblearia, la dirección colectiva y los consensos”, como inspiración de Los Indignados de España. “Creemos en los procesos de bases y en que las asambleas tracen la dirección, pero no se puede fetichizar el asambleismo, decir que sólo la voz de la asamblea es genuina, idealizar la asamblea como el único espacio que puede tomar decisiones. Tenemos que balancear todos los espacios de participación y decisión”, aseguraba Boris Duarte, en una reflexión similar a la que por entonces ya se hacía el ecosistema del 15M en España. El surgimiendo de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil – un espacio estudiantil agregador y más horizontal que los ya existentes – es apuntado por los entrevistados como una de las grandes novedades del 2011 global en Colombia.

 

 

15O

Grafo del dia de acción #15M. Fuente: 15M Data

 Occupy goes latin. Los nodos latinoamericanos que mejor se consolidaron tras la explosión del 15M fueron  Indignados Paraguay, Indignados Chile, Indignados Colombia (existen decenas de cuentas y perfiles) y el largo reguero de nodos de Democracia Real Ya. “En Venezuela, Bolivia, Brasil, La República Dominicana, Ecuador, Perú, Uruguay, Chile, Argentina o México, se constata que hay nodos de Democracia Real Ya”, aseguro Quico Gil. La irrupción de Occupy Wall Street, anunciada por Adbusters tras la Primavera Árabe pero fuertemente impulsada por el proceso del 15M, aceleraría las acciones en América Latina. Desde España se coordinaba el día de acción global #15O y se apoya la organización y divulgación inicial de Occupy . El imaginario de Occupy que llegaba desde Nueva York reforzaba el #15O y consolidaba una serie de acampadas en países como Brasil. “Las movilizaciones son globales y simultáneamente locales, porque funcionan con el formato de un territorio en red o “ecosistema”, que conecta redes y calles, internet y plazas, medios y cuerpos”, afirma Bruno Cava, uno de los participantes en Ocupa Rio y articulador de la oleada Occupy en Brasil.

En poquísimos meses, el surgimiento de nuevos nodos, colectivos e identidades colectivas fue la tónica en toda América Latina. Los nodos conectaban algunas luchas existentes con el nuevo imaginario. Otros, especialmente los vinculados a Anonymous, emergían con una radical novedad en su contexto. En Brasil, algunos nodos de la ola “occupy”, como OcupaSampa (São Paulo) o Occupy Brazil (una fan page de Facebook y cuenta de Twiter), serían de extremada importancia para la conexión del #15O de 2011 y las revueltas de 2013. En México, la plataforma MxTomaLacalle.org, clave en la organización del #15O en México, desembocó y conectó naturalmente con la explosión de #YoSoy132, en mayo de 2012.

 

MxTomaLacalle alentó con todas las energías la irrupción de #YoSoy132 y conectó con el 15M español y Democracia Real Ya. “#YoSoy132 no comenzó como organización y sin embargo repitió formatos de comunicación dentro de las redes sociales en Internet de manera empírica ya probados en otros países como España y Egipto. En algún momento los compas de España nos introdujeron a Mumble (una red de audio libre basada en software libre”, asegura Laura Citlapi, participante de #YoSoy132, en una entrevista de próxima publicación. La herramienta MUMBLE, viralizada desde el ecosistema del 15M, se convirtió en 2011 uno de los principales espacios de articulacion global. Los servidores más usados por el activismo mundial eran los del TomaLaPlaza (15M España) y Occupy Talk. Un paseo por el espacio digital de Occupy Talk de MUMBLE nos muestra una arquitectura del encuentro de activistas de todo el mundo, con salas divididas por continentes, países o incluso ciudades. América Latina tiene peso: los principales países y ciudades están presentes.

El Open Space –   espacio abierto a la participación de cualquier persona – se convirtió también en un inesperado lugar de innovación política, en un espacio inclusivo, diverso y glocal. Carolina García, en su texto Mamá, me ha salido un bit, recuerda la importancia del open space de MUMBLE en las revueltas globales. Sus cuatro reglas sirven de metáfora de muchas cosas:  “Quien venga, es la persona correcta / Lo que pase, es lo unico que podia pasar / Cuando empiece sera el momento adecuado / Cuando se acabe, sera el momento de termina”. ¿Hasta qué punto las herramientas digitales conectaron contextos y procesos tan diferentes? ¿Hasta qué punto los imaginarios de la Primavera Árabe, el 15M u Occupy influyeron en el #YoSoy132 mexicano u otros procesos latinoamericanos? ¿Podemos afirmar que en América Latina también son habituales los paradigmas y prácticas tecnopolíticas? ¿Qué conexiones globales existen? “Con nosotros #YoSoy132 tenemos un contacto muy cercano. Incluso hemos tenido en nuestras reuniones a miembros de Global132 y YoSoy132Barcelona, también hemos hecho reuniones online entre nuestro colectivo y #YoSoy132 de México DF. Les hemos abierto una pestaña en nuestra web para que ellos publiquen directamente lo que quieran”, asegura Héctor Huerga, del 15M Barcelona Internacional.

Por otro lado, el estallido de Perú de julio de 2013 se basó en el hashtag de Twitter #TomaLaCalle, el mismo que llevó a miles de españoles a las calles en mayo de 2011. La convocatoria fue muy similar en ambos casos: nació en las redes sociales, listas de correos y grupos no ideológicos. Los desdoblamientos de las protestas del 2013 peruano – contra la #LeyPulpin en 2014 y el #tomaelbypass de 2015 – también siguieron un guión tecnopolítico similar al del 2011 global, con transfondo estudiantil, deseos de defender los bienes comunes urbanos y de potenciar la micropolítica de los cuerpos.

 

 

contasturcas

Grafo de Interagentes sobre la manifestación del 06 de junio de 2013 del Movimiento Passe Livre en Brasil.

Brasil glocal. Las denominadas jornadas de junio de Brasil dejaron boquiabiertos a la mayoría de analistas y medios tradicionales.  Las protestas iniciales del Movimento Passe Livre (MPL), tras una extremada violencia policial, se transformaron en pocos días, en una revuelta coral, polifónica y acéfala.  La primera gran sorpresa: el movimiento Fica Ficus de la ciudad de Belo Horizonte se conectó antes con el Gezi Park de Estambul (9 de junio de 2013), realizando el Ato Turquia Livre, que con el imaginario del Passe Livre que ya tomaba las calles en São Paulo (el 17 de junio fue el primer día de acción común). Este componente glocal  y la sorprendente conexión turca quedaron confirmadas en el estudio“cartografias de espaços híbridos” del estudio Interagentes de São Paulo: algunos perfiles de Facebook como Diren Gezi Parkı o Recep Tayyip Erdoğan – Türkiye’nin Gururu estuvieron entre las diez autoridades del primer acto del Movimento Passe Livre el 06 de junio de 2013. Muchísimas otras cuentas turcas estuvieron intentando dialogar entre el Gezi Park ocupado y Brasil. Y fueron especialmente relevantes durante las primeras protestas. Desde las calles de Río de Janeiro, los manifestantes  comenzaron a cantar “Acabou a modormia, o Brasil vai virar uma Turquia”. Las similitudes de ambos procesos no paraban de crecer: los bienes comunes urbanos eran la mecha, la violencia policial fue el combustible, el Istambul United (las hinchadas de fútbol que desfilaron juntas en Estambul contra la policía) inspiraba flyers con las hinchadas de São Paulo, los medios y el establishment llamaban vândalos (Brasil) y chapullers (Turquía) a los manifestantes…

El fenómeno de una explosión comunicativa en reacción a la violencia policial merece especial atención.. Los estudios realizados por Numeroteca con el software PageOneX mostraron como el día de mayor represión en el Gezi Park de Estambul, el 31 de mayo de 2013, el volumen de tuits de disparó (800.000 en un día). El mismo software encuentra una secuencia similar en las revueltas de Brasil. Desde que la violencia policial se hizo visible gracias a las redes sociales (noche del 13 de junio de 2013), el volumen de tuits creció hasta niveles nunca vistos, alcanzando su pico el día 17, con cerca de un millón de tuits. La explosión emocional rompe con la “normalidad dominante y el miedo-ambiente“. La explosión emocional en la era red puede transformar la indignación en empoderamiento. En el 15M español, Occupy Wall Street, #YoSoy132, Brasil , Turquía, revueltas de Honk Kong o el #tomalacalle peruano, ocurrió. El hang out entre activistas de Turquía y Brasil, que fue proyectado durante las revueltas de ambos países en un parque de Berlín, queda como estampa de un diálogo social casi inédito en la historia entre naciones como pocos procesos compartidos.

identidadcolectivaamarildo

¿Qué más similitudes se produjeron entre las revueltas de Brasil y el resto de protestas globales? A pesar del negacionismo de la izquierda institucional y los movimientos sociales clásicos de Brasil, hubo muchísimas. La lista sería muy larga. Destacaría la falta de los intermediarios clásicos en la convocatoria, una nueva arquitectura de la protesta, lenguaje inclusivo y agregador, multiplicidad de gritos y pautas, el no liderazgo asumido por sus convocantes,  reproducción de algunos de los formatos de acción-decisión colectiva (el formato asamblea, sus ritos y mecanismos tuvieron su importancia), organización de un tuitazo global en apoyo a las calles de Brasil (#BRevolution) o el surgimiento de un nuevo sistema red de actores de medios libres que colocaron en tela de juicio a los grandes medios. La desaparición del obrero Amarildo Dias de Souza en Río de Janeiro generó un grito de indignación (“Somos Amarildo”, “¿dónde está Amarildo?), una identidad colectiva y un cuerpo común de la multitud, similar a la acontecido en Egipto tras la muerte del bloguero Khaled Said, una de las chispas del estallido. 

Los memes transnacionales, surgidos en otros rincones del planeta, serían también una constante. La cuenta del poderoso periódico O Globo de Twitter, por ejemplo, sería crackeada por el lema Democracia Real Já (página 23 de esta presentación) en el calor de las protestas. Un pequeño vídeo sobre un detalle de las protestas en Río de Janeiro resume la co-inspiración global de las protestas de Brasil. Unos cien activistas acuden al pleno de la câmara municipal para denunciar contra la Comisión de Investigación (CPI) de los autobuses. De espaldas a los concejales, los activistas escogen el grito más global y conocido del 15M español: “No me representan”.  La burbuja brasileña – su escasa conexión con latino américa y el resto del mundo – quedó rasgada por la melodía colectivo del 2011. “Nada volverá a la normalidad”, se leía en algunos carteles de las protestas brasileras. En el inicio de 2014, los artivistas del Coletivo Vinhetando de Río de Janeiro realizaron un vídeo remix con la reciente batalla de Gamonal (Burgos, España) en la que los vecinos tumbaron el neoliberal plan urbanístico de las autoridades. Durante el mundial de fútbol, una coreografía social planetaria tejió una campaña alrededor de la indignación brasileña contra la FIFA, en lo que supuso una reconexión temporal de los procesos del 2011 global. Llegó a ocurrir una sincronización de saltos a torniquetes en varios países, inspirados en el Movimento Passe Livre (MPL) y el #PosMeSalto mexicano.  

El estudio Tecnopolítica: La potencia de las multitudes conectadas, de Javier Toret y el grupo 15Mdatanalysis del 15M, en algunos trechos, también sirve como punto de partida para explicar la novedad del 2011 latinoamericano: “Es un sistema red mutante, con fronteras móviles, híbrido, cyborg (..) Esta multitud conectada tiene una anatomía híbrida, física y virtual, en la que destacan las identidades colectivas, posee forma de red y la capacidad de producir activaciones emocionales, convirtiendo el malestar en empoderamiento”. El filósofo brasilero Rodrigo Nunes echa mano del concepto “sistema red” para explicar la nueva realidad política del país: “Los sistemas red no son un mero agregado de individuos; están internamente diferenciados, con zonas más dispersas y núcleos más densos, más orgánicos, más organizados. Dentro del sistema red puede haber de todo: movimientos tradicionales, partidos, sindicatos, pequeños colectivos, redes informales de amigos, individuos sueltos”. El concepto ayuda a explicar la realidad sociopolítica de todos los países citados en este texto y algunos otros como Ecuador.

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment