Confluencers: ¿el verdadero secreto de la nueva política?

2 years ago by in tecnopolítica Tagged: , , , ,
Grafo: Antonio Pardo (extracción de datos) y Alejandro González, Outliers Collective (tratamiento y diseño) 

Texto publicado en Playground Magazine

A comienzos de marzo, el periodista Miguel Ángel Molina publicaba un tuit, irónico a primera vista: “ Además de los influencers de las redes sociales ahora en Madrid tenemos los # confluencers # AhoraMadrid. El tuit dejaba entrever que en la nueva era de las confluencias políticas, del nuevo municipalismo, la figura del influencer (un usuario con alto poder de influencia sobre otros) no iba a ser tan importante. Los confluencers irrumpían en el escenario político altamente volátil de las elecciones municipales.

El término confluencer, usado tímidamente en algunos foros de tecnología, está bastante relacionado con lo que el investigador de redes Dave Gray denomina brokerage, cuya traducción literal “es corretaje”. En Anatomía de una red, Dave Gray considera el brokerage uno de los elementos fundamentales para tejer una red: “ El brokerage trata de desarrollar los lazos débiles: construir puentes y relaciones entre clusters. Los brokers están en posición de ver las diferencias entre los grupos, de polinizar ideas de forma cruzada y de transformar las diferencias en nuevas ideas y oportunidades”.

Los brokers de la red podrían ser los confluencers a los que se refería Miguel Ángel Molina: ciudadanos mediadores que durante meses se han esforzado en limar diferencias de grupos divergentes para construir confluencias políticas como Barcelona en Comú, Ahora Madrid, Zaragoza en Comú o la Marea Atlántica, entre muchas otras.

¿Se cumplió durante la campaña de las pasadas elecciones municipales la profecía de los confluencers? ¿Existe algún novedad política en la topología de las redes de las confluencias que han conquistado los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, entre otros?

El diario Le Monde habló de un seísmo político en España para explicar los resultados electorales del #24M. Sin embargo , ningún analista estudió a fondo la topología de las redes de las confluencias y sus diferencias con los partidos políticos tradicionales. El seísmo puede explicarse en parte investigando las nuevas topologías de las “redes confluyentes”.

María Luz Congosto realizó un estudio basado en la minería de datos de las cuentas oficiales de las candidaturas políticas de Madrid para las elecciones municipales y para la Comunidad de Madrid. Los datos prueban que las redes generadas por partidos como el PSOE o el PP coinciden con la definición de “redes competitivas” que el grupo DataAnalisis15M identificó en las elecciones generales de 2011: redes centralizadas, bastante homogéneas, de mensajes unilaterales y con escasa transversalidad.

El estudio que María Luz Congosto hizo del ecosistema de Podemos y Ahora Madrid, revela dos detalles importantes. El primero, que Manuela Carmena puede ser calificada como una gran influencer. El segundo, que los usuarios que retuitean sus mensajes no formaban parte de los ecosistema previos de Podemos y Ahora Madrid.  Sin embargo, estudiando las cuentas oficiales no se consigue vislumbrar el “gran seísmo” de las campañas de las confluencias.

Tres nuevos data sets sobre las campañas de Madrid y Barcelona revelan la sorprendente novedad política de las confluencias: la campaña ocurrió en buena parte al margen de las cuentas oficiales. Un tupido enjambre de confluencers configuró un proceso en el que los nodos pobres (pocos seguidores) llevaban la voz cantante de la campaña, hasta el punto de convertirse en su epicentro en el caso de Madrid.

Las redes surgidas alrededor de las candidaturas de Barcelona en Comú y Ahora Madrid tiene una topología radicalmente diferente a la de los partidos tradicionales: redes cooperativas, densas, bastante descentralizadas, polifónicas y con un reconocible patrón de diálogo transversal.

Aunque la campaña electoral de las confluencias fue especialmente transmedia y multicapas (muchas redes y canales relevantes) y tuvo un fuerte componente territorial, el análisis de los datos de Twitter es crucial, dada la alta penetración y uso de dicha herramienta en España. ¿Qué nuevos caminos políticos florecen en los detalles de las redes de las confluencias?

Grafos: Fábio Malini, Laboratório de Imagem e Cibercultura (Labic).

Fábio Malini, del brasileño Laboratório de Imagem e Cibercultura ( Labic), se desplazó a Madrid y Barcelona para observar de cerca el fenómeno de las confluencias. La metodología utilizada por Fábio Malini fue la extracción de hashtags y términos directamente de la API de Twitter.

En el caso de Madrid, por ejemplo, fueron recopilados tuits entre el 20 al 26 de mayo que incluían los siguientes términos: #manuelacarmena, “manuela carmena”, #manuela24m, #ahoramadrid, #adaymanuela, #ahoranosotras,”esperanza aguirre”, EsperanzAguirre, #somosmanuela, #madridconmanuela o “ahora madrid”.

La red de Barcelona En Común, en comparación a la del resto de partidos que concurrían a las elecciones municipales de Barcelona, es especialmente densa y tupida. Alrededor del nodo principal ( @bcnencomu) surge un diálogo en el que otros partidos que estaban dentro de la confluencia de Barcelona en Comú destacan menos que colaboradores (como @toret), periodistas independientes ( @AntonioMaestre) o cuentas colectivas activistas ( @subversivos_).

Ada Colau ( @AdaColau) es visiblemente menos relevante que @ BcnenComu, lo que prueba que la fama de la candidata no fue tan vital en la campaña digital como la red confluyente creada. Es importante destacar que Ahora Madrid ( @AhoraMadrid) aparece con una relativa centralidad en el grafo de Barcelona. La presencia de René Pérez Joglar ( @Calle13oficial), cantante de Calle13, también es una sorpresa, a pesar de que no es particularmente activo en la conversación.

El investigador Albert Barabási, autor del libro Linkedy uno de los mayores expertos en redes del planeta, rebajó el mito de las redes peer-to-peer o redes distribuidas, en las que los nodos están conectados entre sí sin pasar por el centro. Las redes distribuidas, dibujadas en icónico diseño de la topología de redes de Paul Baran de 1964, existen. Pero son una excepción en los procesos sociales.

Barabási sostiene que la mayoría de las redes, además de nodos y aristas (enlaces), tienen nodos especiales, con un enorme número de enlaces con otros nodos, los denominados hubs, cubos. Dichos nodos hiperconectados suelen generar agrupamientos de nodos ( cluster, racimos). Las redes, más que exclusivamente centralizadas o distribuidas, suelen ser asimétricas, oblicuas.

Los hubs suelen marcar el ritmo de la conversación y conectan a comunidades diferentes. Los estudios realizados por el DataAnalisis15M confirmaban que las redes del 15M no eran competitivas, como las de los partidos políticos, sino cooperativas. Pero también que tenían una topología oblicua, con claros hubs (Democracia Real Ya, Acampada Sol….) y clusters (el conjunto de cuentas de acampadas, por ejemplo) muy influyentes. La topología de las redes de las confluencias, especialmente las de Ahora Madrid, tienen más similitudes con la topología de redes cooperativas de una revuelta que con las de los partidos políticos clásicos. Más sorprendente todavía: la topología de algunas redes de las confluencias es más peer-to-peer y distribuida que las del 15M.

El investigador Fábio Malini destaca que la topología de la red de la campaña de Madrid es una “red sin centro”, en la que los grandes hubs e influencers clásicos (medios de comunicación, personalidades) están en la periferia del grafo y son menos influyentes de lo habitual. Los clusters, grupos afines de conversación e intercambio de información, son poco previsibles y bastante volátiles dependiendo del algoritmo aplicado.

Centro vs periferia

El centro del grafo, el lugar relacional más relevante, está tejido por nodos pobres, por cuentas menores: ciudadanos de a pie que se lanzaron a apoyar a Ahora Madrid con emoción e intensidad. El intercambio de información en esta “zona caliente” del grafo ocurrió de forma muy distribuida y con múltiples intermediarios. Algunas de las cuentas, como Isa Aranjuez ( @isaranjuez) o @rcabrero75, fueron verdaderos confluencers: tuvieron más impacto que otras cuentas con muchos más seguidores, como @CarneCrudaRadio, @DiosTuitero o @norcoreano, que también fuero influyentes en la campaña.

Llama la atención que la cuenta oficial de Ahora Madrid esté alejada de la candidata Manuela Carmena ( @ManuelaCarmena), actual alcaldesa de Madrid. Ahora Madrid está en la misma comunidad (colorada en amarillo en el grafo) que el centro social Patio Maravillas ( @PatioMaravillas) o periodistas combativos como Gerardo Tecé ( @gerardotc). Por su parte, Manuela Carmena dialoga con otro tipo de perfiles, en el lado opuesto del grafo.

Las redes de Manuela Carmena y Ahora Madrid pertenecen, pues, a comunidades conversacionales diferentes. Ambas se encuentran lejos del cluster de Podemos ( @AhoraPodemos), que no aparece especialmente destacado en ningún grafo para su elevado número de seguidores.

La distribución de los principales nodos oficiales de la campaña de Ahora Madrid rompe con la topología clásica de las campañas políticas, en la que existen hubs oficiales configurando clusters claramente reconocibles. Pero su novedosa campaña también muestra una topología de red más tupida, densa y peer-to-peer que la de la mayoría de campañas activistas.

Grafos: Alejadro González (extracción y tratamiento de datos) y Bernardo Gutiérrez (diseño)

¿Pero cómo fueron las dinámicas de la campaña de Ahora Madrid? ¿Cómo se explica técnicamente el desborde de dicha campaña al que aluden algunos analistas? Para encontrar la respuesta hay que sumergirse en el data set construido a partir de los hashtags más utilizados en la campaña de Ahora Madrid: #AhoraMadrid, #SomosManuela, #EfectoCarmena,#MadridConManuela, #ManuelaAlcaldesa y #AhoraYo. El análisis de este conjunto de datos (los 61.989 tuits más destacados) muestra los 25.940 nodos más activos desde el 5 de marzo: allí aparecen aquellas personas que por lo menos una vez utilizaron uno de los hashtags.

El primer detalle es que la cuenta de Manuela Carmena es el nodo más importante en centralidad de grado ( degree centrality), el que recibe más retuits o menciones. Le siguen en importancia de centralidad de grado @AhoraMadrid y @MadconManuela (del colectivo / plataforma independiente Madrid con Manuela).

Sin embargo, Manuela Carmena está en la periferia del grafo, lejos de las principales conversaciones. Lo mismo ocurre con la cuenta de Podemos, que queda también ubicada en la periferia de la conversación, a pesar de estar fuertemente conectada. Otro detalle destacable es la temperatura del grafo: un diálogo fluido, denso e intenso.

La principal dinámica de la campaña de Ahora Madrid surge cuando se usa el parámetro betweenness centrality (intermediación), que mide la frecuencia o el número de veces que un nodo actúa como puente a lo largo del camino más corto entre otros dos nodos. Las cuentas más intermediadoras del grafo son @AhoraMadrid, @MadConManuela y @AhoraTetuan. La betweenness centrality, según Dave Grave, indica “la facilidad con la que un nodo forma un puente o vínculo crítico entre otros nodos”.

La centralidad de grado podría compararse con la popularidad de una persona. La intermediación mediría la sociabilidad. Mezclar ambos parámetros produce un grafo como el que abre este texto, en el que Manuela Carmena es el nodo más visible, pero cuyo centro está ocupado por nodos más intermediadores, como @MadconManuela o @AhoraMadrid. “El algoritmo tiende a resaltar las comunidades y la gente más intermediadora pero el tamaño es por degree centrality”, matiza Alejandro González, de Outliers Collective.

Aparte del papel destacado de las cuentas mencionadas, el estudio del conjunto de hashtags de la campaña de Madrid revela la extraordinaria habilidad y capacidad conectora de algunos nodos como @sufridoresmetro (una cuenta que denuncia hace meses los retrasos en el metro de Madrid), @equomadrid, @recuperarmadri, @AhoraUsera, @AngSimpa, @GanemosMadrid o @mlg_madrid (Movimiento de Liberación Gráfica de Madrid).

Los influencers basan su influencia en una red en su prestigio, visibilidad y popularidad. Los confluencers tejen red con su capacidad de seducir, generar diálogo, de construir puentes, encontrar mecanismos agregadores e incentivar la polinización cruzada. Ambos parámetros son necesarios para la supervivencia de la red. Eso sí, en la nueva era política de las confluencias y los confluencers, el camino más corto entre dos puntos no es una recta, si no una curva que pasa por un nodo que facilita el diálogo.

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment