El 15M como una arquitectura de acción común

2 years ago by in tecnopolítica Tagged: , , , , , , ,

‘El 15M como una arquitectura de acción común’ se publicó en el libro #15MP2P: na mirada transdisciplinar del 15M

Resumen

El 15M – ya sea un movimiento, un diagnóstico, un tejido red, un síntoma o un conjunto de vínculos – dio pie a una nueva arquitectura de la acción social que venía fraguándose desde los inicios del denominado movimiento anti globalización. La mutación del hombre masa (Ortega y Gasset, 1929) al hombre-multitud (Negri-Hardt, 2004) ha sido un proceso paulatino. Desde la teoría, varios pensadores han realizado diferentes aportaciones al respecto. Los fenómenos emergentes (Johnson, 2001), la teoría de los enjambres (Kelly, 1995), la inteligencia colectiva (Pierre Levy, 2004 ) o las multitudes inteligentes (Rheingold, 2002) significaron una aproximación teórica importante a una nueva arquitectura de las acciones sociales. Sin embargo, la explosión del 15M español podría entenderse como una insurrección del cuerpo-máquina1 que supuso una traducción práctica de los conceptos mencionados pero que también desbordaron a los mismos. Sin embargo, a pesar de que se ha destacado el carácter no jerárquico y horizontal del cuerpo-enjambre 15M, no se ha prestado la suficiente atención a un detalle: lo relacional de la acción común y las diferentes formas de acoplamiento de los diferentes cuerpos sociales ensamblados en el 15M.

El objetivo de este texto es argumentar y recopilar evidencias para entender la acción agregadora, horizontal y cocinada en red del 15M como un nuevo tipo de commons: el procomún acción, acción procomunal o el procomún humano. El 15M es más una arquitectura de la acción colectiva donde la preservación del cuerpo común es al mismo tiempo proceso y objetivo. La orientación al bien común de las acciones-procesos 15M es un matiz que enriquece el concepto de multitud.

Palabras clave

15M, enjambre, multitud, acción, procomún, común

La acción en red como procomún humano

Las protestas surgidas en España a partir de la explosión del denominado movimiento 15M sobrepasan (Toret, 2013) el formato de manifestación. Su extensión en el tiempo, su arquitectura y su formato auto convocatorio exceden incluso la definición de manifestación. La prensa y una buena parte del mundo académico, en los primeros meses del 15M, intentaron explicar el 15M de forma lineal. Un común de los mass media españoles y globales fue intentar explicar las manifestaciones y acampadas que se expandían por toda España como una consecuencia de la crisis económica y del desempleo juvenil. Algunas voces más habituales con las cuestiones digitales y hacktivistas intentaron explicar el 15M como una consecución lógica del fuerte movimiento activista contra la denominada Ley Sinde, que criminalizaba las descargas de Internet y el intercambio de archivo. Apuntaban a movimiento #Nolesvotes2, que pedía a los ciudadanos que no votasen a los partidos que habían aprobado la Ley Sinde (PP, PSOE y CiU), como uno de los puntos de partida del 15M. También existieron lecturas que consideraban responsables de la explosión 15M a algunos colectivos surgidos en los primeros meses de 2011, como Democracia Real Ya, Juventud del Futuro o Estado del Malestar. La perspectiva nos brinda un panorama que sin negar todas las hipótesis o motivos anteriores las engloba en un metacuerpo práctico teórico.

El estudio Tecnopolítica: La potencia de las multitudes conectadas, coordinado por Javier Toret, que tiene al 15M como su epicentro de estudio, incluye claves teóricas sobre los comunes de las revueltas en red: «Esta multitud conectada tiene una anatomía híbrida, física y virtual, en la que destacan las identidades colectivas, posee forma de red y la capacidad de producir activaciones emocionales, convirtiendo el malestar en empoderamiento».

El proceso 15M, en muchos sentidos, estuvo y está conformado por la multitud exaltada por Toni Negri y Michael Hardt. Sin embargo, en muchos sentidos el 15M se presenta como algo que también excede definiciones existentes de multitud, que se extiende por el tiempo con una potencia nunca vista y que conecta territorios dispersos con escasas afinidades o conexiones previas. ¿Cómo se consolidó el proceso colectivo 15M? ¿Cuáles fueron las claves formales para su supervivencia? ¿Qué diferentes mecanismos se activaron para la preservación del cuerpo común? ¿Qué mutaciones formales y/o relacionales se han dado entre los diferentes grupos, enjambres, colectivos y redes para que el 15M continuase siendo una de las «instituciones» mejor valoradas de España dos años después de su nacimiento3? ¿Por qué no se dispersó el enjambre tras las primeras manifestaciones? ¿Qué peculiaridades sociales tiene el proceso 15M para haber acentuado una masa crítica tan visible en la sociedad española e incluso global?

Para entender mejor el proceso 15M es necesario analizar la topología de sus redes y la forma mutante e híbrida de su cuerpo social. El 15M compone según el estudio Tecnopolítica, «un sistema red mutante, con fronteras móviles, híbrido, cyborg, un cuerpo colectivo que resiste al tiempo y que puede extenderse en el espacio». El estudio también aporta algunas claves teóricas importante para entender los padrones red del proceso de gestación y explosión del 15M, como «la ausencia de relaciones previas de los nodos», el «contagio tecnológicamente estructurado», «la importancia de las identidades colectivas» o la «multicapa» que conecta la dispersión de los nodos a una acción colectiva. El proceso de gestación del 15M revela la importancia del planeamiento de las acciones conjuntas con plazos medios para provocar la explosión de un sistema red auto organizado.

Las redes casi nunca son centralizadas o distribuidas de una forma categórica. Las asimetrías de red estudiadas por el investigador Albert László-Barabási (Linked, 2002) lejos de ser un problema, son una ventaja adaptativa de los sistemas complejos. El 15M es buena prueba de ello. En el proceso de gestación del 15M fueron vitales algunos cluster (racimos) y un pequeño número de nodos con un enorme número de enlaces a otros nodos, los hubs. En Evolución del sistema red 15M a través de la topología de redes4 Pablo Aragón, María Luz Congosto y David Laniado realizan un estudio a partir de cuentas de Twitter en el que queda evidente la importancia en la fase de gestación de hubs como @Democraciareal @DRY_Cadiz, @Eljueves, @JuventudSinFuturo (?) o @BarcelonaRealYA o de clusters, como las cuentas asociadas al proceso #NoLesVotes5. Pero también de nodos pobres con pocos links entrantes (seguidores), como @piruletaklo, que consiguen distribuir información, tejer red y construir diálogo.

Los meses previos a la manifestación del 15M llevaron, según Javier Toret, a un diagnóstico social (no somos mercancías en manos de políticos y banqueros), una acción (toma la calle), un estado anímico (indígnate) y un objetivo-deseo (democracia real ya). La intensidad de la relación de los nodos, y no la cantidad de vínculos previos existentes, provocó la explosión de la manifestación del 15 de mayo en más de cincuenta ciudades españolas6 y el éxito en las primeras acciones concretas de un cuerpo máquina emergente. Lo relacional, las interacciones entre nodos, la convergencia de clusters / racimos en acciones y hashtags concretos de Twitter, fueron conformando un cuerpo colectivo que escapa de las lógicas lineales, espaciales y de la causa-efecto. El componente relacional durante el proceso 15M construye redes nuevas, pero también altera la topología y flujos de las redes ya existentes.

La dimensión cuantitativa que apenas tiene en cuenta el número de conexiones previas de un nodo es insuficiente para entender las movilizaciones en la era red. El libro Internet e a rua, de Fábio Malini y Henrique Antoun, hace un especial hincapié en la importancia de los nodos pobres en el proceso 15M: «Experiencias como el 15M demuestran que el poder de comunicación no reside sólo en aquellos que tienen más audiencia y conexiones en la red, pero sobre todo en aquellos que actúan dentro de ella. Por ello, el valor de un nodo se calcula en cima de cuántos grupos o perfiles pueden crear o movilizar en Internet, en lugar de revelar apenas la cantidad de nodos que tiene conectado en sí».

Sin embargo, la evolución del proceso 15M también deja en evidencia (Toret, 2013) la deficiencia de organización de los enjambres a la hora de conseguir objetivos macro o incluso en la coordinación de los mismos en procesos al margen de acciones concretas. La coagulación en un cuerpo común de los participantes en el proceso 15M también llegó de la mano de cierta desorganización, dispersión y poco efectividad a la hora de conseguir objetivos concretos. El proceso 15M abriría en su primera fase lo que John Robb denomina Revueltas de código abierto7: revueltas corales, policéntricas, abiertas, donde ningún grupo consigue imponer su agenda de forma definitiva. Protestas en las que los propios ciudadanos se auto-convocan en red y en las que el cuerpo social desborda las estructuras clásicas para conformar un beta movimiento (Malini, Antoun, 2013) en constante mutación, modificación y mejora. La perspectiva de los dos años de existencia del proceso 15M y el hecho de no se hayan conseguido excesivos logros8 concretos enfría un poco la euforia inicial de la multitud conectada que se conformó a partir de mayo de 2011.

Toret matiza de la siguiente manera:

«los enjambres o manadas no tienen la capacidad de operar quirúrgicamente, de ser precisos. Los enjambres responden a agrupaciones temporales que no perduran en el tiempo y dificultan desarrollar una identidad colectiva que evoluciona estratégicamente en tiempo real».

Para sobrepasar la dispersión de la multitud y confirmar que el 15M no se diluyó como la mayoría de los enjambres y que incluso podría definirse como un meta enjambre compuesto de diferentes enjambres, el estudio Tecnopolítica reivindica la inspiración del fenómeno de la mesoescala o la idea de catalizador. Para ello, ponen como mayor ejemplo de la acción 15Mparato9, que representa como ninguna otra una máscara temporal usada para oxigenar el sistema-paraguas 15M. El 15M fue evolucionando como una suma de máscaras para preservar la identidad común de la multitud 10. El 15M fue creciendo como un nombre inacabado (Malini, Antoun, 2013), «constantemente alterado en función de pauta y fecha: #15M, #12M, #25S». El 15M fue apoyándose en diferentes procesos (las mareas), protocolos (asambleas) y acciones para evolucionar como cuerpo común y evitar el desgaste.

De especial importancia fue la acción-campaña 15Mparato, la primera financiación colectiva (crowd funding) de la historia.15Mparato aportó algo diferente al flujo mutante del cuerpo 15M. Activó de nuevo la acción común y conectó los nodos existentes con nuevos actores. La influencia de algunos nodos reconocidos y la identificación ética de 15Mparato con el ecosistema 15M hizo que la acción fuese tremendamente efectiva: 11 trending topics y 55 horas seguidas manteniéndose en los lugares más visibles 15.000 euros recaudados vía crowd funding en menos de 24 horas. Pero la eficiencia de la campaña habría sido imposible sin la existencia del ecosistema-proceso 15M, sin el imaginario y el código ético cocinados de forma colectiva desde mayo de 2011. Ismael Peña-López analiza el fenómeno 15Mparato dentro del contexto 15M en su artículo Crowdfunding político: la pieza que faltaba en la nueva política ciudadana11

«Una marca potente, versátil, que hace de paraguas. Esta marca se llama 15M y, si alguien dudaba de qué había conseguido el movimiento del 15M este último año, esto es: un estado de consciencia, una identidad aglutinadora de malestares y vertebradora de inquietudes».

¿Cómo se combina la marca potente (que bien encaja más con el No Logo de Naomi Klein que con una definición de marca capitalista) o paraguas con acciones puntuales? ¿Cómo refuerza el cuerpo común 15M una campaña concreta? ¿Cómo se ensamblan los diferentes ensamblajes que conforman el día a día de las acciones 15M?

El ensamblaje del cuerpo común

El estudio Tecnopolítica, coordinado por Javier Toret, incluye algunas claves teóricas sobre los comunes del proceso 15M que responden en parte a algunas de las preguntas anteriores: «El 15M ha mostrado la democratización profunda de sentido en la disputa por la producción de realidad, convirtiéndose en uno de sus grandes poderes: producir un flujo de información y comunicación que devora, desbanca y desactiva la propaganda y la hegemonía del enemigo y construye un relato-cuerpo colectivo autónomo que disputa la realidad, construye otros sentidos y otra posibilidad de acción y construcción de un mundo otro». El proceso de auto-comunicación de masas del que habla Manuel Castells12 sobrepasa a los conceptos de medios alternativos o medios libres. La auto-comunicación de masas y el Nosotros, los medios13 provocan una nueva esfera comunicacional donde el contenido compartido conecta y articula el movimiento y donde la carga emotiva de los mensajes de Twitter es claramente superior a lo normal (Toret, 2013 págilink). La conexión objetiva-subjetiva es una de las claves de eficiencia informativa y conectora del 15M. El ecosistema donde se fragua esta conexión transversal, según el estudio Tecnopolítica, es una combinación de la utilización de la red libre N-1.cc14, servidores y listas de correos libres para los diferentes nodos del 15M y de un uso magistral de Twitter (informar-articular, marcar agenda a los medios), Facebook (divulgar, creación de eventos, viralizar) y Flickr (red social de imágenes), entre otras plataformas. Héctor Huerga, participante del 15M Barcelona, resume de la siguiente forma el protocolo de comunicación-acción15 y el carácter orgánico del proceso de comunicación-conexión: “Facebook es para crear eventos. Twitter para conectar y organizarse. You Tube para mostrarle al mundo la realidad”.

La anatomía híbrida del cuerpo colectivo del 15M fue tejiéndose no apenas alrededor de acciones de protesta, en las redes y las calles. Una red (Kelly, 1995) es más proceso que objeto. La red 15M tuvo en la expansión del formato asamblea, que apareció la primera noche de la Acampada Sol de Madrid la misma noche del 15 de mayo de 201, una de las claves de su transformación en proceso compartido que se expandió en el tiempo. El proceso #tomalosbarrios16 que llegó tras el #tomalaplaza, un mecanismo que descentralizó la Acampada Sol por todos los barrios de la ciudad y por muchísimas regiones de España, tuvo una vital importancia para que la multitud 15M no se diluyera.

Los investigadores Alberto Corsín y Adolfo Estalella consideran el proceso-formato asamblea como una pieza clave e la reinvención del cuerpo político de la ciudad. Su texto Assembling neigbbours: The City as Archive, Hardware, Method17 considera a las asambleas populares celebradas en el espacio público como uno de los métodos y protocolos cruciales en el proceso de la política en red y urbana surgida al calor del 15M:

«Las asambleas son un forma política emergente de neo-municipalismo. El resultado político de este ensamblaje / asamblea es su estado de hardware abierto urbano (…) La forma social de la asamblea está creando un paisaje político de la ciudad como una revitalizada práctica la política de barrio».

Las asambleas son al mismo tiempo espacios, ambientes e interfaz política. La arquitectura política está sostenida por los cuerpos de sus mismos participantes. En Asambleas al aire: La arquitectura ambulatoria de una política en suspensión 18, Alberto Corsín y Adolfo Estalella investigan sobre el carácter itinerante de las asambleas: “su arquitectura ambulatoria es un ejercicio de tránsito y cuidado constante que le obliga a volcarse sobre sí misma en un gesto de permanente re-constitución de sus lugares y de su mismo cuerpo político”. Las asambleas reconstituyen pues la condición pre-simbólica de la política: estar juntos (Sloterdijk, 2000). Además, activan el subsconsciente colectivo de los cuidados orientados a la manutención del cuerpo común y la preservación de una nueva gramática social. La arquitectura incluyente, horizontal y agregadora de las asambleas desemboca en lo que Amador Fernández-Savater define como un clima social 19, en el que el estar juntos hace la crisis un proceso menos doloroso.

La arquitectura itinerante de las asambleas, su método consensuado y su repetición temporal conforman una de las columnas vertebrales del beta movimiento 15M de nombre inacabado y cuerpo mutante. El cuerpo-máquina del 15M como suma de máquinas ensambladas (Toret, 2013) tiene en el despliegue en el espacio urbano ocupado por las asambleas uno de sus rituales-repeticiones más significativas. El ensamblaje de procesos humano (software) del hardware (cuerpos) transforma el espacio en lugar (Lefevbre, 1967) a base de convivencia y protocolos compartidos. “El espacio es el vacío. El lugar es una construcción, una producción de significado social”, según Henry Lefebvre. El espacio público como interfaz política20, como método, como ideología de uso, substituye en el proceso 15M a la ideología previa de los grupos políticos identitarios.

Mareas: post sindicalismo en red

Especialmente interesante es el estudio de las mareas ciudadanas, una de las mutaciones más relevantes del proceso 15M. La organización de las mareas – principalmente en Madrid, donde los sindicatos y los partidos políticos no han conseguido imponer sus métodos y verticalidades– representa un cambio radical en la organización colectiva. El fenómeno marea, además de como nuevo catalizador de los enjambres ensamblados del 15M, podría definirse como un post sindicalismo en red, como una auto-organización colectiva orientada hacia un común que está por encima de los objetivos concretos a corto plazo.

La formación de las mareas también representa un cambio radical en la organización colectiva. La Marea Verde21, que lucha por la educación pública, existe desde el inicio del curso escolar 2011 / 2012. La Marea Verde fue la primera marea en existir, aunque el nombre fuese adoptado unos meses después, tras una etiqueta de Twitter (#MareaVerde) que comenzó a ser usada porque los manifestantes en defensa de la educación pública utilizaban camisetas verdes. Las movilizaciones en defensa de la educación pública se originaron cuando Lucía Figar, consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid, decidió unilateralmente la no renovación de más de 3.000 profesores interinos. El 20 de julio de 2011, un mes después de la expansión de las asambleas 15M a los barrios de Madrid, se celebró una asamblea en el Instituto de Educación Secundaria Beatriz Galindo de Madrid, a la que asistieron docentes y personas vinculadas a la educación en general. El método asamblea 15M y algunas de sus prácticas híbridas – manifestación, estrategias digitales de viralización, protocolo de intervenciones – impregnaron el espíritu de la protesta en defensa de la educación desde entonces. La nueva gramática social en la que los miembros de sindicatos o partidos hablan y/o participan a título personal, no portan banderas de sus organizaciones y no hablan como representantes de sus organizaciones también se convirtió en el marco /código ético de la futura marea. La popularidad de la Marea Verde dio pie al nacimiento de otros cuerpos colectivos temáticos como la Marea Blanca (que defiende la salud pública), la Marea Azul (defensa de la gestión pública del agua) o la Marea Violeta (lucha feminista). La Marea Roja de Barcelona (engloba a trabajadores del sector de la cultura) también es una inspiración del proceso comenzado con la Marea Verde.

El sitio Madrilonia, bastante influyente en el entorno 15M, publicó en enero de 2013 un artículo titulado ¿Son las mareas un nuevo sindicalismo?22, en el que consideraban que el fenómeno Marea «no es algo aislado, sino que compone una nueva realidad organizativa». En relación a la identidad común, Madrilonia destaca el uso de las redes sociales, “especialmente relevante en la Marea Blanca, dónde en vez de haber una “cuenta de la Marea” hay cuentas abiertas centro a centro y la idea de Marea es un logo abierto, común, participable por cualquiera». Una identidad reapropiable que posee una de las características del software libre: la recursividad (Raymond, 1997). Cualquier colectivo puede lanzar una marea siempre que respete una arquitectura de la protesta, el funcionamiento peer-to-peer de su tejido social 23y la orientación al bien común de sus acciones, detalle que merece una atención especial. Cabría destacar que la Marea Verde tuvo una arquitectura relacional propia, previa a su propia definición y/o identidad.

Madrilonia, en el artículo mencionado, destaca la apertura del concepto de servicio público a toda la sociedad, no apenas para usuarios y profesionales. Además, insinúa la aproximación de lo público a lo común en todo el proceso de las Mareas:

«Al abrirse la problemática a la sociedad al completo se empieza a romper la frontera entre usuarios de un servicio y profesionales del mismo. Se establece la noción básica de que centros de salud, colegios y hospitales son espacios de y para cualquiera. Así se supera la idea de que un servicio público es competencia exclusiva de la administración pública».

En La Catedral y el Bazar 24, Eric S. Raymond contraponía dos modelos en la elaboración de software. La catedral representa el modelo de desarrollo hermético y vertical del software propietario. El bazar, con su dinámica horizontal y bulliciosa, representaría a Linux y otros proyectos de software libre basados en el trabajo comunitario. La consolidación de las Mareas frente a las lógicas sindicales clásicas podría interpretarse como el triunfo del modelo bazar frente al modelo catedral. El modelo bazar se encuadra en un código ético y una colaboración hacia el bien común que va más allá de la pertenencia cerrada, identitaria o de filiación de la catedral (sindicatos). La Marea Verde lucha por la educación pública entendida como un común, no apenas por los recortes concretos. Las mareas luchan por un bien común que beneficia a todos, no apenas a los participantes en las mareas.

Las mareas son más arquitectura de la protesta, acción inacabada (prototipo), que una suma de individuos con afinidad ideológica. Son prototipos de lo común que convierten al “procomún” no apenas en un objetivo o en una hipótesis, sino en una estructura social. La acción colectiva que converge en las mareas también preserva de forma inconsciente su forma, mantiene la vida del cuerpo colectivo y constituye en la ética de los cuidados uno de los pilares de sus existencia. La acción de la comunidad para preservar el procomún, una de las condiciones para que exista el procomún25, lo que el mundo anglosajón entiende por commoning, es la base de las mareas. Por otro lado, la suma de los prototipos-acción da como resultado un nuevo cuerpo teórico a posteriori. Las mareas no se construyeron intentando aplicar ningún modelo ideológico, social o político existentes. Se desarrollaron a partir de la relación de los nodos que después conformarían las mareas. Las mareas modifican en parte cualquier medición exclusivamente cuantitativa de un cuerpo colectivo.

Antonio Negri y Michael Hardt, en su libro Multitud (2004), enhebran la teoría posiblemente más detallada sobre el concepto de ‘multitud’. La multitud es un concepto diferente a los tradicionales pueblo” o “masa. Aquí una definición de los autores especialmente pertinente:

«El pueblo es uno. La población, obviamente, se compone de numerosas individuos y clases diferentes, pero el pueblo sintetiza o reduce estas diferencias sociales en una identidad. La multitud, por el contrario, no está unificada, sigue siendo plural y múltiple. Por eso la tradición dominante de la filosofía política postula que el pueblo puede erigirse en poder soberano y la multitud no. La multitud se compone de un conjunto de singularidades, y aquí entendemos por singularidad un sujeto social cuya diferencia no puede reducirse a la uniformidad: una diferencia que sigue siendo diferente».

Negri y Hardt relacionan su teoría de la multitud con la teoría de los enjambres de Kevin Kelly. Continúan de alguna forma por la senda de las multitudes inteligentes abierta por Howard Rheingold

en 200226. Sin embargo, inciden en la noción de común como uno de los grandes diferenciales de la multitud frente a la masa o el pueblo: «Con el término multitud, en cambio, designamos a un sujeto social activo, que actúa partiendo de lo común, de lo compartido por estas singularidades. La multitud es un sujeto social internamente diferente y múltiple, cuya constitución no se fundan en la identidad ni en la unidad sino en lo que hay en común».

Sin embargo, «lo que hay en común» en una multitud puede tener más que ver con una arquitectura que con un objetivo-deseo. En el libro Multitud, los autores repasan incluso formatos de redes descentralizadas o distribuidas como Al Qaeda y de enjambres coordinados en tiempo real en los que lo común tiene poco o nada que ver con el procomún o el bien común. En el apartado La inteligencia del enjambre, Negri y Hardt destacan la eficiencia del enjambre en las acciones de guerra. No sería complicado encajar en la teoría de la multitud las revueltas del Primeiro Comando da Capital (PCC)27 que pusieron patas arriba São Paulo en 2006 o los riots de Londres del verano de 2011. Multitudes inteligentes, coordinadas en tiempo real por una inteligencia colectiva y que encuentran un común que une la singularidad de los diferentes nodos. Sin embargo, dichas multitudes o enjambres no tienen el objetivo de la preservación del cuerpo colectivo. Se diluyen horas, días o meses después de su conexión. Mucho menos, una orientación a la noción de bien común que desde la Grecia antigua influye en el pensamiento Occidental. ¿Qué factores, padrones o características provocan que un cuerpo colectivo resista al tiempo y que pueda extenderse en el espacio? ¿Son suficientes los factores ideológicos para la formación de un cuerpo colectivo? Si el cuerpo-máquina 15M no está basado en comunes ideológicos, ¿qué es lo que provoca la preservación de la multitud?

El 15M – su entramado de asambleas populares, redes, grupos de trabajo, acciones, espacios híbridos y mareas – incorpora al concepto de ‘multitud’ la orientación al bien común. La conservación y cuidado del cuerpo colectivo no existe en las masas. En el enjambre-multitud 15M, la acción está orientada más que nunca al bien común que mantenga la arquitectura de la acción. La acción de preservar la existencia del cuerpo común del 15M que va más allá del tiempo y del espacio pasaría a ser un común, un procomún humano. El término anglosajón commoning28, popularizado por el historiador Peter Linebaugh en El manifiesto de la Carta Magna 29, sería el sistema nervioso del fenómeno de las mareas surgidas tras la fase inicial del 15M: una convivencia, cuidado y acción colectiva para preservar lo común, repensar lo común, identificar lo común en un proceso coral, policéntrico y cuajado de multi identidades no excluyentes que va más allá de la lucha por un objetivo concreto. Amador Fernández-Savater, que ha llegado a definir el 15M como un clima social, medita en su artículo Olas y espuma: otras formas de pensar estratégicamente30 sobre el proceso de convivencia y reinvención del 15M:

«El “proceso constituyente”, es decir el proceso plural y deslocalizado pero a la vez climático o ambiental (general), de desconfiguración de la realidad existente y configuración de otra realidad, está siendo. Lo decisivo es escuchar y sintonizar con esta ola de fondo. La República del 99% ya está aquí (o de lo contrario nunca estará). Se trata de desplegarla: detectar, desarrollar, articular y comunicar sus potenciales de situación. La gran estrategia no tiene golpes de efecto, la gran victoria no se ve».

Ruido rosa, autonomía, ensamblajes

En el estudio Tecnopolítica: la potencia de las multitudes conectadas Miguel Aguilera esboza padrones de estudio de la conciencia red de la multitud conectada a partir de la teoría de la fractalidad. «Utilizamos la palabra fractal»– matiza Aguilera – «para indicar la presencia de invarianzas de escala y correlaciones de largo alcance en un proceso» (…) «La fractalidad proporciona estructuras más estables y resistentes, y se encuentran ampliamente en la naturaleza

El estudio fractal, frecuente en la física o la psicología, aplicado al proceso 15M, redondea otros estudios de los sistemas complejos que focalizan en el crecimiento del número de nodos y su conectividad o los papeles que juegan los diferentes tipos de nodos en el contagio y transmisión de la información. Migue Aguilera tipifica tres tipos de procesos diferentes de fractalidad:

«Ruido blanco, describe procesos decorrelados, dominados por fluctuaciones aleatorias decorrelados temporalmente (procesos sin memoria). Estos procesos están dominados por escalas temporales cortas (escalas altas de frecuencia). Estos sistemas responden de forma espontánea y creativa a las situaciones que se encuentran, pero son incapaces de mantener estructuras estables y coherentes.

Ruido marrón, describe procesos fuertemente correlados y predecibles, en los que dominan las escalas temporales largas (bajas frecuencias). En éstos, la “memoria” del sistema domina la actividad a corto plazo. Son capaces de mantener una estructura estable, pero son incapaces de adaptarse de forma flexible a su entorno.

Ruido Rosa, describe procesos en los que se da un equilibrio entre la influencia de escalas temporales cortas, medias y largas. El ruido rosa alcanza un equilibrio entre estados desordenados con gran contenido de información (ruido blanco) y estados con memoria pero bajo contenido en información (ruido marrón). Describe dinámicas dominadas por la interacción».

La condición necesaria para que una multitud se constituya como un sistema coherente es la existencia del ruido rosa, que combina el denominado ruido blanco y ruido marrón. Este proceso de sincronización de ritmos de acción y flujos sociales llegan a configurarse, en palabras de Miguel Aguilera, en un único «sujeto cognitivo».

Las mareas podrían encajar en el denominado ruido marrón, un proceso con memoria que se extiende en el tiempo con cierta consistencia formal. Las mareas cumplen un papel vital en la extensión temporal del cuerpo común del beta movimiento 15M. Poseen la recursividad necesaria para su replicación, un marco ético sólido orientado al bien común que impide apropiaciones indebidas del imaginario marea, una arquitectura de la agregación que permite flexibilidad en la incorporación (incluso de personas que no participan del proceso 15M) y una recurrente y necesaria rotatividad de sus participantes. Pero las mareas, con días de acción concretos, poseen algunas características del ruido blanco que hacen a las mareas adaptables a escalas temporales cortas. Las mareas son, en definitiva, un ejemplo de sincronía de los flujos asimétricos del cuerpo común del 15M que encajan en la definición de ruido rosa. Además, las mareas generan espacios de autonomía continuos que conectan las diferentes capas del 15M de una forma incluso más sólida que las acciones concretas como 15Mparato o los días de acción (#19J, #25S…). Las mareas también son espacios que facilitan procesos de multipertenencia. La multipertenencia de la era de lo común de la que habla Mayo Fuster31 permite que diferentes personas puedan sentirse parte de las mareas sin dejar de ser parte de organizaciones con estructuras jerárquicas (partidos, sindicatos, ONGs) o de procesos abiertos con estructuras más horizontales (asambleas 15M, grupos de trabajo).

En Metabolismo, comunicación y evolución en redes bacterianas y tecnológicas 32,Xabier Barandiaran y Lluis Guiu estudian la importancia de la autonomía en los sistemas complejos.

«Bajo el movimiento de software libre subyace el mismo mecanismo evolutivo distribuido, horizontal y cooperativo que en las redes bacterianas, un mecanismo de innovación y aumento de complejidad que es terriblemente eficaz, robusto y que además permite mantener la autonomía de sus agentes. Un proceso que dio origen y mantiene la estructura fundamental de la biosfera y la tecnosfera, un proceso en el que el código abierto entrelaza metabolismo (autonomía) y comunicación».

A modo de conclusión, cabría recalcar que el 15M excede las definiciones basadas en la ideología. El 15M sobrepasa incluso, la evolución de los conceptos pueblo, masa o multitud, siendo esta última la más próxima. La definición de la multitud del 15M que hace Javier Toret en Tecnopolítica es especialmente interesante: «Esta multitud conectada tiene una anatomía híbrida, física y virtual, en la que destacan las identidades colectivas, posee forma de red y la capacidad de producir activaciones emocionales, convirtiendo el malestar en empoderamiento». El 15M podría ser definido como un nuevo ecosistema que se apoya en protocolos concretos (métodos asamblea, transparencia, horizontalidad, estrategias de comunicación-acción de campañas), nuevos espacios de diálogo, ambientes e interfaces políticas (espacio público, plataformas digitales, diálogos corales en redes sociales), procesos abiertos y agregadores que sobreviven al tiempo (mareas, asambleas) y acciones concretas (campañas, encuentros, rituales). La arquitectura itinerante de los nodos (asambleas, mareas, ejes temáticos, ejes regionales) y un firme marco ético alrededor del bien común y de la preservación del cuerpo colectivo y de la nueva arquitectura social de las acciones-proceso evitan el desgaste del organismo pluricelular 15M.

El procomún humano del 15M, que excede lo público y lo privado, configura un fenómeno emergente (Johnson, 2001) que sobrepasa la suma de sus partes y conforma uno de los procesos sociales más interesantes de las últimas décadas, que protagonizará buena parte del siglo XXI con mutaciones imprevisibles a día de hoy.

Referencias

ORTEGA Y GASSET, J, 1929 La rebelión de las masas. Madrid. Espasa libros.

NEGRI A. Y HARDT.M, 2004. Multitud. Barcelona. De Bolsillo

JOHNSON, S. 2001. Emergência – a dinâmica de rede em formigas, cérebros, cidades e softwares. Rio de Janeiro. Jorge Zahar.

KELLY, K. Out of control, 1994. Kevin Kelly Ilustrated Edition.

LEVY, P. La inteligencia colectiva: por una antropología del ciberespacio. Biblioteca Organización Panamericana de la Salud. http://www.textos.pucp.edu.pe/pdf/2281.pdf

RHEINGOLD, H. Multitudes inteligentes, 2004. Barcelona. Editorial Gedisa, S.A.

TORET, J. Tecnopolítica: el poder de las multitudes conectadas. Barcelona. Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

LÁZSLO BARABASI, A. Linked. 2002. Jackson

MALINI, F y ANTOUN, H. Internet e a rua, A – Ciberativismo e mobilização nas redes sociais, 2013. Porto Alegre. Editora Sulina.

SLOTERDIJK, P. Experimentos con uno mismo. Una conversación con Carlos Oliveira, 2003 (2000 año original de la publicación en alemán). Valencia; Pre-textos.

LEFEBVRE, H. El derecho a la ciudad, 1967. Barcelona. Edicions 62.

RAYMOND, E.S. La Catedral y el Bazar, 1997 http://biblioweb.sindominio.net/telematica/catedral.html

(Borge- Holthoefer et al., 2011)

(González et al., 2011).

KLEIN, N. No Logo, 2001. Barcelona Paidos Ibérica

1El 15M como insurrección del cuerpo máquina. Raúl Sánchez Cedillo http://www.universidadnomada.net/spip.php?article377

2http://www.nolesvotes.com/

3http://politica.elpais.com/politica/2013/05/18/actualidad/1368894896_892384.html

4Evolución del sistema red 15M a través de la topología de redes http://es.slideshare.net/elaragon/dat-analysis15m

5http://www.nolesvotes.com/

6http://politica.elpais.com/politica/2011/05/16/actualidad/1305578500_751064.html

7 Global Guerrillas blog. Protests Everywhere (here’s why). http://globalguerrillas.typepad.com/globalguerrillas/2013/07/protests-everywhere-heres-why.html

8http://logros.15m.cc/archivo/

9http://15mparato.wordpress.com/

10http://madrilonia.org/2011/06/15m-multitud-que-se-sirve-de-mascaras-para-ser-una/

11 Crowdfunding político: la pieza que faltaba en la nueva política ciudadana:

http://ictlogy.net/sociedadred/20120606-crowdfunding-politico-la-pieza-que-faltaba-en-la-nueva-politica-ciudadana/

12http://www.youtube.com/watch?v=FgqxVMMJ9-w

13http://www.hypergene.net/wemedia/espanol.php

14http://n-1.cc/

15http://thinkcommons.org/globalp2p/brasil-dialoga-con-la-revolucion-global/

16http://madrid.tomalosbarrios.net/

17http://www.academia.edu/1786289/Assembling_Neighbours._The_City_as_Archive_Hardware_Method

18http://www.ujaen.es/huesped/rae/articulos2013/MEI_04%2013.pdf

19http://www.eldiario.es/interferencias/Ver-invisible-unicornios_6_130946909.html

20 El espacio urbano como ideología, Manuel Delgado.http://www.fepsu.es/docs/urbandocs/URBANDOC1.pdf

21Marea Verde,

http://es.wikipedia.org/wiki/Marea_Verde

22¿Son las mareas un nuevo sindicalismo?, Madrilonia. http://madrilonia.org/2013/01/son-las-mareas-un-nuevo-sindicalismo/

23Social peer-to-peer processes. http://en.wikipedia.org/wiki/Social_peer-to-peer_processes

24La Catedral y el Bazar, de Eric S. Raymond. http://es.wikipedia.org/wiki/La_catedral_y_el_bazar

25http://blogs.20minutos.es/codigo-abierto/2012/01/23/el-estado-nacion-es-torpe-burocratico-y-homogenizador/

26Multitudes inteligentes, http://es.wikipedia.org/wiki/Multitudes_inteligentes

27Primeiro Comando da Capital, http://es.wikipedia.org/wiki/Primeiro_Comando_da_Capital

28What is commoning, anyway? http://onthecommons.org/work/what-commoning-anyway

29El Manifiesto de la Carta Magna, Peter Linebaugh. http://www.traficantes.net/libros/el-manifiesto-de-la-carta-magna

30Olas y espuma: otras formas de pensar estratégicamente http://www.eldiario.es/zonacritica/Olas-espuma-modos-pensar-estrategicamente-15m-25s_6_46255376.html

31Think Commons. Mayo Fuster Morell | Digital Commons

http://www.youtube.com/watch?v=44YuildCdPU

32 http://www.sindominio.net/~xabier/textos/autobact/autobact.pdf

15MP2P. Una mirada transdisciplinar del 15M

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment