Laura Citlali: “Los lazos afectivos permanecen como redes latentes”

1 year ago by in #tecnopolíticaLATAM Tagged: , , , , , ,

Laura Citlali  estudió diseño. Da clases sobre Impacto Social de Diseño, aunque su vida está muy vinculada a los movimientos y causas sociales. En 2009 comenzó organizando redes en un grupo que llamamos ALISOMOSTODAS, pidiendo “justicia para el feminicidio de una querida amiga” (Alí). A partir de 2012 formó parte activa del movimiento #YoSoy132 en varias asambleas locales y nacionales, en el programa de radio RadioRevolución132. Posteriormente continuó vinculada a  “grupos o hashtags políticos” derivados, como #Justicia1D y #TeRetoDiputado en redes y calle. Actualmente participa en movimientos feministas como Femibici (que mezcla cicloactivismo feminista) y #CalleSinAcoso (movimiento en contra del acoso callejero) o #YoVoy8deMarzo (red de feminismos de Guadalajara). 

En esta entrevista, Laura destaca al importancia del legado zapatista y de luchas y movimientos previos. Al mismo, tiempos bucea en las subjetividades, afectos y cuerpos políticos para explicar la situación política mexicana. También resalta la conexión emocional e incluso tecnológica con nuevos procesos como la Primavera Árabe, el 15M – Indignados de España u Occupy Wall Street. 

Esta entrevista forma parte de la investigación #tecnopolíticaLATAM.

¿En México, qué procesos, campañas o movimientos previos a #YoSoy132 destacarías, como primeros episodios de la movilización enred?

Justo un año antes en mayo de 2011 el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad convocado por el escritor Javier Sicilia sacó a la calle a miles de personas en marchas por todo el país. Me parece que generó mucha emotividad y empatía por los familiares de los desaparecidos y asesinados por el narcotráfico y al mismo tiempo movimientos como la Primavera Árabe, el 15M, Movilizaciones en Chile y Occupy Wall Street tenían lugar, era casi como un llamado a salir de casa y sobre todo de Internet. El logo de No+(mancha de sangre) fue muy importante a nivel simbólico, creo que fue de los primeros logos en Internet que antecedieron al #YoSoy132 y que se podía ver en camisetas y calcomanías por todos lados inclusive como foto de perfil. Antes pude ser testigo del movimiento en contra de la fuerte represión que se vivió en San Salvador Atenco. Ese mismo año de Atenco, en 2006, el movimiento a favor de Lopez Obrador para presidente cobra fuerza y acampan en el Paso de la Reforma, creo que es un antecedente de acampadas y organización colectiva y en muchos casos autogestiva que antecedió al 132. Personalmente la huelga de la UNAM en el 99 fue mi primer acercamiento a los movimientos inclusive puedo recordar las peticiones y los ademanes de asambleas en contra de la privatización educativa. Varias personas que ubicaba de estos dos últimos movimientos las volví a encontrar en las marchas por la paz en 2011 y en asambleas de 132 en 2012.

Massimo Modonesi, en diferentes artículos, afirma que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) dejó de ser el referente de las luchas mexicanas después de La Otra Campaña (2005). A su vez, califica de “postzapatismo” las nuevas movilizaciones en red. Por un lado, habla de #YoSoy132 como influencia y continuidad. Por otro, como ruptura del zapatismo. ¿Qué piensas de ello?

El movimiento que surge en el campo y en la ciudad es distinto. La resistencia fue distinta, por ejemplo en la Acampada Revolución 132 (es lo que veo más cercano a replicar la autogestión) ya que una vez terminada la acampada la gente podía regresar a sus casas. En el caso de Chiapas no, su modo de vida depende de la defensa de su territorio. Tiene gran influencia a nivel filosófico, sí, ya que la base de luchar contra un sistema capitalista neoliberal es replicada en casi todos los movimientos modernos al igual que la idea de luchar por un mundo “donde quepan otros mundos”, el “ mandar obedeciendo” y el respeto de la tierra. Esa es la riqueza que aún se puede ver en el EZLN y que se lee en los comunicados, es y seguirá siendo un referente de autogestión y resistencia. La Otra Campaña, por otro lado, creo que fue un intento por expandir esa filosofía que más adelante se concretó con La Escuelita.

¿Cuáles fueron las mayores disrupciones (en formato, organización, comunicación) de #YoSoy132 con respecto a los anteriores fenómenos de red?

Creo que el #YoSoy132 no comenzó como organización y sin embargo repitió formatos de comunicación dentro de las redes sociales en Internet de manera empírica ya probados en otros países como España y Egipto. Los eventos por Facebook, chats y grupos fueron los que rompieron con las formas que antes se daban en otros movimientos pero al mismo tiempo creo que la falta de cuestionamiento de los mismos no hizo que avanzara el debate y estancó en muchos casos a varias personas ya que fácilmente se podía perder el hilo y el interés, se podía salir en cualquier momento sin decir palabra. Al ser un hashtag el nombre del movimiento pudo crear una comunidad que sin conocerse, miles de personas podían hablar de un tema o invitaban a algún evento con tan sólo invocar el nombre (o click) como el caso de Twitter. Ambos medios me parecen disrruptores que al mismo tiempo facilitó la inmediatez y permitió la documentación. En algún momento los compas de España nos introdujeron a Mumble para comunicarnos entre estados ya que al ser un país centralizado había grandes diferencias con la ciudad de México donde parecía que pasaba todo y no era así.

¿Cómo definirías este nuevo espacio híbrido de redes y territorios?

Es un espacio habitable y mutable. Las redes son una herramienta fundamental en estos momentos porque es de donde obtenemos información y nos organizamos sin embargo la práctica está en las calles, con olores, miradas y gestos que complementan la participación, la reflexión y el reconocimiento de una lucha común que sobrepasa cualquier ideología.

Cuando surgió el movimiento y/o acción #PosMeSalto, los estudios de YoSoyRed visibilizan una mutación de un sistema red previo hacia una nueva causa. ¿Cómo se produce ese salto, mutación, de un enjambre sincronizado anteriormente en otros procesos?

Creo que la participación en redes, y sobre todo en Twitter no dependen tanto de la comunicación previa sino de un surgimiento espontáneo-orgánico. En el caso de YoSoyRed sus análisis pueden arrojar una atmósfera propicia para el lanzamiento de un hashtag al cruzar por ejemplo los ánimos de un partido de fultbol o el término de una temporada de televisión cruzados con una coyuntura, por ejemplo electoral. El salto se da por acumulación de información en torno a otros temas, creo que son los que generan perfiles informativos y que a su vez llaman otros perfiles con la misma información, es decir, la red se da en torno a un tema y se encausa con un hashtag que luego llama a la red completa.

El liderazgo colectivo, distribuido, la ausencia de jerarquías, la forma de convocatoria, de protesta…  chocan frontalmente con las lógicas de la vieja política y de los movimientos sociales clásicos. ¿Presenciaste durante estos años alguna tensión entre organizaciones tradicionales mexicanas y los nuevos procesos?

Hubo mucho choques sobre todo con movimientos sociales organizados que tienen años en sindicatos, partidos políticos o en defensa de territorios. El choque que hubo con #YoSoy132 en Guadalajara se daba con El Frente Amplio de Jalisco, en muchos casos la convocatoria en redes que tenía el movimiento parecía mayor al que tenía el Frente. Muchas veces se exigía unidad, se pensaba que organizábamos miles de personas afiliadas que podían aparecer en cualquier momento para bloquear carreteras y a veces nos tachaban de arrogantes por no querer llenar camiones para asistir a otros eventos sin entender que no funcionaba de esa manera. La crítica casi siempre venía de decir que éramos burgueses o jóvenes sin ideologías, que éramos moda y nada más cuando dejamos de tener la misma convocatoria. Al mismo tiempo tuvimos la curiosidad de dialogar con académicos y personajes de luchas anteriores como fue el caso de La Liga Comunista 23 de septiembre, aprendimos mucho de libros escritos por ellos, sobrevivientes de tortura y encarcelamiento. Asistimos a talleres por ejemplo de resolución positiva de conflictos con SERAPAZ y dialogamos con otros movimientos en las Convenciones contra la Imposición en Atenco y Oaxaca. Pienso que en todos estos casos nos hemos enriquecido ambas partes.

¿Es importante el componente emocional, subjetivo, como desencadenante de nuevos procesos de red?
Creo que no sólo es un componente sino una base necesaria. Para mí son emociones en red en búsqueda de​ encuentros ya sea con una misma o la otredad. La indignación y la rabia organizadas para defender la vida, la paz, la justicia, la alegría. Las emociones desde el estómago te invitan a gritar, llorar, reír y reconocerte en las calles. En las redes pasa lo mismo, hay una persona detrás de cada perfil que puede organizarse pero antes hay una emoción que lleva al movimiento, a escribir en un chat y a caminar gritando por una calle.  La introspección dentro de los movimientos sociales es importante y necesaria aunque muchas veces desvalorizado por su contenido “personal”. Dentro de este sistema donde lo pensante-intelectual es masculino y lo débil-sentimental es femenino no es posible valorar el recurso emocional, hay que reconciliar ambas partes más allá del género. En México he escuchado ya varias veces en movimientos de izquierda una frase que dice “No lloremos como niñas lo que no pudimos defender como hombres”, imaginemos entonces el trabajo que falta.

¿Qué nuevas formas de protesta creativa se han activado en estos últimos años en México?

Han surgido muchas expresiones desde canciones hasta carteles, performance en la calle, etc. Ultimamente he visto más performance, gente tirada en el suelo frente a congresos, ayuntamientos o instituciones de gobierno interpretando ciclistas muertxs por el transporte público, así como jóvenes desaparecidxs y mujeres asesinadas, etc. Lo anterior me dice que la muerte representada para defender la vida es una forma de protesta, ¿el sistema capitalista nos está matando?​

El cartel es importante también, fue una parte inicial del movimiento en #YoSoy132 porque las convocatorias eran en Internet y ahí se podían ver diseños de todo tipo, estos eran muy importantes para sentirse identificada en una cultura cada vez más visual. De hecho no tenías que ser diseñadora para sacar memes, cada quien podía poner un par de palabras y una imagen ya instalada en el consciente colectivo, cualquier mensaje y se entendía perfectamente. Al mismo tiempo los vídeos son importantes para la expansión del movimiento, ahora hacer un video es mucho más fácil por los celulares que casi toda la gente tiene.

¿La nueva forma de hacer política de dichas eclosiones sociales significan una vuelta a  identidades y prácticas colectivas más allá de las ideologías?

Sí, de participar en colectivos de izquierda y de oposición a estar ahora en movimientos feministas me queda claro que lo personal es político, las ideologías como parte intelectual se mueven con las emociones y al revés. Yo personalmente me cansé de escuchar una y otra vez que lo personal se quedaba afuera cuando lo emocional y simbólico era muchas veces lo que nos unía. Las prácticas políticas en movimientos activistas donde hay participación gratuita y constante forma lazos afectivos que permanecen como redes latentes y que muchas veces no comparten una misma ideología pero sí una misma experiencia que les une. Las identidades relacionadas con la ideología muchas veces sólo permanecen en perfiles de Facebook donde pueden ser leídas como base más no representan la totalidad de la unión con otras, se requiere de habilidades sociales relacionadas con el manejo de emociones para formar comunidades sólidas. La identidad de cada quien es reflejada en la identidad colectiva y forma a su vez personalidades de grupos que charlan dentro y fuera de redes y que facilita a su vez la organización, cuando la compañía se disfruta la información fluye.

¿Cómo dialogan las diferentes causas sociales y políticas mexicanas en los últimos años? ¿Existe transversalidad en dichas causas?


En estos momentos hay diferentes expresiones de lo que debería ser la política, debates de lo que endentemos o entendíamos como democracia o participación. Recuerdo que de mi experiencia conociendo más de cerca otros movimientos he analizado las marchas de miles o millones de personas aquí en México y en otros países y me llama la atención que hay una tendencia a homogeneizar la lucha. Una vez en la calle ya sea por causa de exigir mejores condiciones en el transporte o evitar que llegue un candidato a presidente, los gritos y exigencias se vuelven múltiples como si hubiera siempre algo por que luchar que está latente todo el tiempo pero que siempre tiene que ver con mejorar las condiciones de vida. Creo que la injusticia viene de las decisiones que se toma por nosotras, el control sobre las necesidades básicas por encima de los derechos humanos o por encima de los recursos naturales. Hay una élite que concentra la riqueza y concentra el poder, creo que cada país que sale a la calle sale a reclamar su propio poder de decisión sobre su propia vida.

Las revueltas de México (#YoSoy132 y sus diferentes mutaciones) y las de Brasil de 2013 acabaron de colocar a la región en este mapa de las revueltas globales. Sin embargo, los diferentes gobiernos tampoco están entendiendo la dinámica de estos nuevos movimientos, colectivos, redes, formas de hacer. ¿El tradicional centralismo estadocéntrico latinoamericano, dificulta dicho entendimiento?

Mucho, las dinámicas centralistas permean en la organización y sobre todo en la percepción al exterior donde se cree que lo que pasa, pasa únicamenten en las grandes ciudades. Creo que un factor que determina esto es que las instituciones y los órganos de gobierno están también centralizados y entonces la exigencia y las acciones por ende se centralizan. Por ejemplo cuando había marchas de miles de personas, había tal vez cientos de personas en otras ciudades más pequeñas y aunque rompieran récord de asistencia eran tomadas como de menor impacto. Creo que las redes han ayudado a que esto no sea un impedimento de participación, como mencioné las plataformas como Mumble nos ayudaron mucho a los 132 de otros estados a seguir en comunicación y disfrutar de nuestros varios acentos y regionalismos a la hora de planear o discutir acciones o comunicados.

¿Cómo se fraguó el proceso #YaMeCansé tras la muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa?

Cuando se da un acontecimiento y un hashtag como el de #AyotzinapaSomosTodos o #NosFaltan43 y un mes después el #YaMeCanse es un claro ejemplo de mutación directa del movimiento. La indignación que ya existía en redes continuó y por lo tanto el tema permaneció varios meses. YoSoyRed tiene un papel importante junto con varios activistas ya que por decirlo así, se echa leña al fuego y permanece por más tiempo con vídeos, memes y lluvia de tweets, esto permite que la indignación se pueda juntar con otro evento y reavive el movimiento. Cabe mencionar que el #YaMecansé tuvo varios números #YaMeCansé2, 3 etc y que sacó a la luz más que nunca la aparición de bots, lo cual movió por completo la estrategia a la resistencia en redes.

¿Qué mutaciones podemos esperar?

El entendimiento de bots para crear estrategia en Twitter, el asentamiento de las imágenes como explicación exacta de lo que se siente, la documentación en tiempo real, son factores que me parece que pueden juntarse.

Han surgido algunos intentos de nuevos partidos-movimiento en México. Morena (vinculado al Partido de la Revolución Democrática – PRD), Movimiento Ciudadano, aquel efímero WikiPartido. ¿Qué opinión te merece? ¿Tendrá México su partido-movimiento, como vaticinaba Boaventura de Souza Santos?

Sí, creo que se puede dar, pero por ahora no en regiones amplias sino locales. México está gobernado por un sistema económico dependiente del narcotráfico, el mismo que amenaza y mata gente todos los días, de alguna manera se ha dicho que estamos en guerra. También es difícil con un Estado manipulado por completo por Estados Unidos, siendo las remesas y la droga uno de los ingresos fuertes en el país sería difícil aunque no imposible que alguien pueda hacer cumplir leyes o limpiar de gente que se disputa el territorio con terrorismo. Acá en Guadalajara, por ejemplo, la red fraguada desde 132 ha mutado de maneras distintas, yo creo que ha sido un antecedente importante para que existiera la candidatura independiente de Kumamoto para diputado. En España, Manuela Carmena o Ada Colau serán un ejemplo a seguir, lo importante es apoyarles lo más que se pueda para ver que pasa, si no funciona, seguir con algo distinto.

La oleada de bots vinculados a las élites y el poder sigue siendo gigante en México. ¿Qué opinión te merece?

Es un fenómeno grandísimo de represión, una prueba de que la organización en red funciona y les pega. Ahora se entiende mejor el fenómeno de bots gracias a YoSoyRed y sus vídeos, y no es sino hasta el #YaMeCansé que se demuestra con una secuencia de números como salirse de un ataque.

2011 fue un año de fuertes eclosiones sociales en red. ¿Cómo observaste el proceso? ¿Cómo afectó a México?

La primavera Árabe, el 15M, Movilizaciones en Chile y Occupy Wall Street crearon un ambiente tenso en redes sociales, las fotos y los vídeos emocionaban a cualquiera. La participación en debates y sobre todo en torno a el apoyo a distancia eran claros. En varios estados se salió a las calles en apoyo a estos movimientos, en Guadalajara recuerdo una acampada. Tener claro lo que no se tiene por encima de las ideologías ayudó mucho, la figura de Enrique Peña Nieto hizo que muchas personas se juntaran para lamentarse por adelantado que de llegar a la presidencia estaríamos en graves problemas. El enojo y la preocupación junto con las motivaciones de las luchas globales buscarían cualquier provocación, en nuestro caso fue un video de 131 estudiantes de la IBERO.


¿Qué elementos comunes encuentras en los nuevos movimientos y procesos nacidos en 2011?

Sin duda son las redes sociales en Internet, el deseo de no tener líderes y los problemas en la comunicación por las diferentes ideologías. Curiosamente estos tres aspectos han hecho que a prueba y error se genere una comunidad más allá de geografías y que sobre todo sea una lucha en contra de lo que no ha funcionado, un sistema que privilegia a una cuantos sobre el resto, que se lucre con la vida, la privatización de todo​.

El denominado altermundismo parece que envejeció un siglo el año 2011. ¿En qué se diferencia la nueva eclosión social de los Indignados planetarios y el movimiento altermundista?

Para el movimiento anterior, la globalización era el resultado negativo y ahora se focaliza en las élites contra el 99% en estos momentos es una consecuencia y no un objetivo a vencer. Las redes se han dado en parte porque el Internetestá en casi todo el planeta, permite el flujo de información de tal manera que no importa raza o nación, digamos que se ha globalizado. Lo que también se ha globalizado es el sistema neoliberal que tiene una expansión corporativista que alcanza territorios y explota gente, recursos y hace leyes a su favor. Parece que ahora la red y el flujo se ha dado en dos sentidos, pudiera ser que uno se organice para terminar el otro, espero.

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment