Pia Mancini: «Tenemos la deuda pendiente de crear una narrativa regional/generacional»

5 years ago by in #tecnopolíticaLATAM Tagged: , , , , , , ,

La argentina Pia Macini es la co-fundadora y directora ejecutiva de The DemocracyOS Foundation, una plataforma de participación y toma de desiciones colaborativa, apoyada por YCombinator. Politóloga, co-fundadora del Partido de la Red, representante del Consejo de Social Media del Foro Económico Mundial, Pia es a su vez parte de The World Fix, una comunidad que innova en el problema más difícil del mundo, el gobierno. Pia arremte sin piedad contra los paradigmas y visiones del siglo XX. Y se muestra convencida que los paradigmas participativos irán tomando el relevo de las ideologías.

Esta entrevista forma parte del proceso de investigación #tecnopolíticaLATAM que realizo para OXFAM.

¿Por qué decidieron lanzar el Partido de la Red en Argentina?

Sentimos que estamos viviendo una fuerte de crisis de representación y una creciente falta de confianza en las instituciones políticas. Nuestro diagnóstico es que esa crisis se relaciona con un sistema que no evoluciona y que queda des-sincronizado de nuevos procesos de crear, innovar, participar, colaborar que se dan en la sociedad. Las instituciones no se gestan en el vacío sino que se enmarcan en la tecnología, la cultura, los valores y las características sociales y económicas de la época donde son diseñadas. El desfasaje que produjo el surgimiento de la red requiere repensar la institucionalidad, la generación de confianza, los procesos de participación ciudadana en este nuevo contexto. En este marco, nuestro aporte fue proponer un partido político que mientras juega con las reglas del juego existentes, involucra a los ciudadanos en la toma de decisiones cotidiana a través de un software que el mismo partido desarrolla. Argentina es un escenario bastante ideal para experimentar institucionalmente. Una sociedad con un grado mediano/alto de desarrollo, cruzada por constantes crises que bajan los costos de la innovación.

¿La polarización política en Argentina no remite, gobierno vs oposición, (supuestas) izquierdas vs supuestas derechas. ¿Existía entonces, existe ahora, alguna brecha, alguna tercera vía agregadora, no basada en ideologías cerradas?

En Argentina la polarización se da, a mi entender al menos, en un clivaje diferente. Es el ‘ellos o nosotros’ de los populismos latinoamericanos. No hay una polarización en el sentido tradicional de izquieras o derechas porque no hay izquierdas y derechas. El peronismo es un movimiento estructurado alrededor del pragmatismo y el acceso al poder y la debacle del radicalismo post 2001 dejó un escenario casi de movimiento único durante mucho tiempo. No veo hoy una tercera via agregadora, ya que ese es el rol que tradicionalmente tiene el peronismo, que se convierte en gobierno y oposición y se recicla constantemente. Las ideologías tienen mucho de retórica (cambiante) y muy poco de práctica en este contexto. Es importante resaltar, sin embargo, que el kirchnerismo hizo enorme uso de una retórica setentista súper ideologizada en el discurso aunque bastante más pragmático en la práctica.

En algún momento de la campaña, llegaron a definir al Partido como un método. ¿Cuál es el método? ¿El método puede llegar a sustituir a las ideologías?

Nosotros propusimos cambiar el debate de un falso discurso ideológico (falso porque era, es! casi exclusivamente retórico) a un debate sobre la innovación institucional y el rol de los partidos políticos frente a un ciudadano con más y mejores herramientas para ser parte del proceso de toma de decisiones. El método o sistema que imaginamos posee dos componentes. Un componente digital, una plataforma donde los ciudadanos pueden informarse, debatir y votar – ya no cada dos años sino cada semana, mes o lo que quieran – y un componente offline que es un partido que se compromete a votar en el congreso de acuerdo a lo que los ciudadanos votan en la plataforma. Creo que las ideologías como cosmovisión pertenecen a la sociedad industrial y no a la sociedad de la información. La idea de una ideología a la que uno adscribe desde la cuna a la tumba, verticalista y rígida es casi inentendible para una generación que nació con la red, con un dinamismo mayor, con la posibilidad de configurar y re-configurar pertenencias y afiliaciones a un costo mucho menor. Creo que la ideología no va a ser reemplazada sino que va a mutar en afiliaciones más flexibles y dinámicas asociadas a temas y grupos de pertenencias que van a apoyarse en estos métodos de participación. Tal vez hayan crezcan partidos verdes y menos partidos comunistas.

El resultado electoral no fue abultado. ¿Ha habido otros logros, impactos, caminos abiertos por el Partido de la Red?

Si. DemocracyOS la plataforma del Partido de la Red, fue adoptada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Bahía Blanca y Córdoba en Argentina, la Cámara Municipal de Sao Paulo y por representantes de distintos niveles de gobierno en México, Kenya, Chile y Estados Unidos. Partidos políticos en España, activistas en Ukrania, España, Francia, Chile. Colombia e India. Estamos viendo nacer Partidos de la Red en Seattle, Canadá, Australia, La Rioja, Santa Fe, Lanús (en Argentina). Creo que uno de los mayores impactos fue el haber logrado llevar la vara tan lejos que corrimos la frontera de lo que se podía hacer en política, habilitando un espacio para otras fuerzas y proyectos que quisieran experimentas.

La polarización es fortísima entre gobierno y oposición sigue existiendo en algunos países de la región (Venezuela, Ecuador, Argentina, Brasil). Sin embargo, algunos procesos nuevos (#YoSoy132, por ejemplo) han roto dicotomías. ¿Cómo se explica el fenómeno?

Creo que tiene que ver con la necesidad de nuestra generación de construir poder por afuera de las instituciones existentes. La polarización, la definición casi por antonomasia sumado a una incapacidad brutal de proveer respuestas a las demandas de una sociedad cada vez más compleja, no dejan lugar para una generación que encuentra valor en la colaboración, en el compartir, en el código abierto, en las redes. Frente a esta imposibilidad surgen movimientos, como el #YoSoy132 entre otros, que buscan construir poder desde otra dinámica. Una dinámica no dicotómica que tiene mucho más que ver con como nos relaciones socialmente que con los mecanismos rigidos y verticalistas de acceso tradicional al poder.

¿La innovación está surgiendo cada vez en los laterales y márgenes del sistema político?

Absolutamente. No hay lugar dentro del sistema político porque responde a una cosmovisión y lógica de una época anterior. Los movimientos buscan ser más horizontales, inclusivos, colaborativos, dinámicos y se chocan de frente contra el acceso tradicional al poder.

¿Piensan que los gobiernos latinoamericanos tienen dificultades para entender el nuevo formato de la protesta, los nuevos movimientos, la nueva ciudadanía que emerge desde las redes digitales y procesos colaborativos?

En general sí, algunos más que otros. Es lógico, ya que la manera tradicional de construir poder tiene que ver con el separarte del otro. La construcción de poder se ha dado tradicionalmente a través del conflicto. ¿Qué es lo que me hace diferente al otro? Por qué yo si mientras que el otro no? En cambio la construcción de poder a través de la colaboración es más difícil de lograr. En tierra de caudillos la colaboración es percibida como debilidad.

La revolución de los pinguinos en Chile en 2006 trajo muchas novedades en el formato de la movilización. El Foro Social Mundial y su ecosistema pareció envejecer un siglo. Tras el estallido global de 2011 y sus secuelas latinoamericanas (México 2012, Brasil y Perú en 2013), el Foro parece menos relevante que nunca. En el caso del Foro de Davos ocurre algo similar. ¿Qué ha ocurrido para que dos polos que fueron relevantes hace una década no lo sean más?

Son espacios concebidos por otra generación que representan clivajes anteriores a la red. En Davos es bastante impresionante la desconexión que existe con los movimientos de los últimos cinco años, pero tampoco me sorprende, porque el rol del Foro no es estar a la vanguardia de los movimientos del próximo siglo sino entender como resguardarse de sus disrupciones. ¡Las discusiones son muy siglo XX, en el Council de América Latina se discute la industrialización de la región! El Foro Social Mundial, tal vez quedó atrapado en una retórica casi centro-periferia que envejeció mucho en los últimos años.

En 2011 se produjo otro estallido del movimiento estudiantil en Chile y Colombia, al que se unió un nuevo imaginario «indignado». El nodo Indignados Chile vinculado al 15M español, Anonymous Hispano o AnonymousChile fueron relevantes en las protestas globales…La oleada de Occupy Wall Street también se expandió con acampadas en varios países. ¿Hasta qué punto fue influyente el 2011 global en América Latina?

¡Muchísimo! Uno de los grandes desafíos de los movimientos en los márgenes es la enorme dificultad de articular una narrativa que les de identidad. Los movimientos jóvenes latinoamericanos pudieron inscribirse en una narrativa global generacional que les dio un marco de reflexión, acción e identidad muy concreto.

¿Cómo dialogan las diferentes causas sociales y políticas en Argentina y en la América Latina de los últimos años? ¿Existe transversalidad en dichas causas?

Poca me parece. Hay esfuerzos para unir iniciativas (Democracia en Red Global, AbreLatam por ejemplo) pero son muy pequeños aún. Es una deuda pendiente que tenemos. Crear un movimiento latino americano que cree una narrativa regional/generacional.

¿Hasta qué punto las redes sociales y los medios digitales (blogs, plataformas) son relevantes en la región?

Mucho. En países donde los medios de comunicación están prácticamente cooptados por los gobiernos o las corporaciones, las redes sociales, blogs, plataformas de comunicación tienen una enorme relevancia. Por otro lado, las redes sociales/plataformas colaborativas permiten bajar los costos de organizar la acción colectiva frente a la falta de instancias más institucionalizadas de participación.

¿Cuáles han sido en su opinión las campañas, movimientos o procesos más relevantes o interesantes de los últimos años en América Latina?

El movimiento estudiantil chileno que llevó a cuatro jóvenes al Parlamento tuvo mucho peso en la región; la red sustentable de Marina Silva en Brazil – si bien quedó trunco – es un proceso super interesante también en su intento de llevar una figura como la de Silva al poder ejecutivo. El Partido de la Red, como partido político metodológico y open source; Flok Society en Ecuador desde la creación de nuevas dinámicas abiertas de construcción de políticas públicas. Desde luego el YoSoy132 en México.

¿Cuál es la relación entre los movimientos sociales tradicionales y los de nueva cuña? ¿Conviven?

Creo que aún no, lo que no quiere decir que no lo vayan a hacer o que no haya habido casos. En el movimiento estudiantil chileno el espaldarazo que le dio el paro nacional organizado por la central de trabajadores de Chile fue fuertísimo. Sin embargo no hay aún articulaciones que vayan más allá de este tipo de apoyos.

¿Y con las estructuras políticas en general, cómo es el diálogo? Desde los nuevos movimientos rechazan la representatividad y colaboración con el poder público, exceptuando el movimiento estudiantil chileno (Revolución Democrática, Camila Vallejo…)

Depende el caso creo. En México el diálogo es inexistente, la situación es bastante más violenta y volátil. En Argentina, el Partido de la Red buscó su lugar en la mesa política tradicional y logró meter parte de su lógica en el sistema. En Ecuador, Flok buscó relacionarse con el gobierno para construir colaborativamente políticas públicas. Es complejo sin embargo, porque gran parte de la construcción de la identidad de los movimientos es la rebeldía contra el sistema existente. Es más fácil unirnos en contra que discutir en que condiciones, de qué manera, y en qué espacios se puede colaborar. Este tema es preocupante porque los movimientos sociales tienen una enorme capacidad de movilización y de minar las instituciones existentes. Pero la incapacidad aún de articular una alternativa concreta y viable a lo que se ve, de proponer un camino, una construcción institucional nueva, conlleva el enorme riesgo de crear vacíos de poder. Los espacios vacíos en el poder se ocupan, siempre. Y el problema de buscar destruir algo sin saber que construir después puede llevar al poder a poderes fácticos y grupos altamente ideologizados y organizados. Egipto es el caso más claro.

Las libertades digitales, la lucha por la transparencia de cuentas, de algoritmos… ¿son ya nuevas banderas de lucha?

Si, aunque minoritarias, creo que lo son, pero en América Latina se cruzan con reivindicaciones y demandas muy básicas aún sin resolver (acceso a derechos, necesidades básicas insatisfechas, reivindicaciones indígenas, cuestiones de género). Creo que lo interesante será saber utilizar estás banderas para resolver de una vez por todas cuestiones primordiales que son deudas pendientes muy dolorosas en la región.

Julian Assange está refugiado en la embajada de Ecuador en Londres. Las revelaciones de Edward Snowden afectaron especialmente a América Latina. Dilma Rousseff criticó el espionaje de la NSA en la ONU. El avión de Evo Morales no pudo aterrizar en cuatro países de Europa. La criptografía es un nuevo eje de movimientos. ¿Hasta qué punto esta alianza de cryptopunks y hackers globales con movimientos y algunos gobiernos de América Latina pueden modificar la agenda global?

La región tiene una oportunidad enorme de ser punta de lanza en estas temáticas. Tiene la oportunidad de retomar la iniciativa y construir una narrativa contemporánea propia y del siglo XXI. Mucho se avanza y mucho se retrocede. El ministerio de los cypherpunks en Ecuador es más una idea cool que un compromiso con la causa, la foto de Dilma con Mark Zuckerberg y su apoyo a internet.org atrasa los casilleros logrados por el Marco Civil y los intentos de diputados en Argentina de regular las redes sociales para poder cerrarlas en casos de ‘protesta social’ son de temer. La región tiene una oportunidad bestial pero aún no está haciendo mucho con ella.

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment