#SalvemosPulpFiction

5 years ago by in cultura libre, Remix Tagged: , , , , , , ,


Encabezando esta entrada debería haber un vídeo de You Tube bien especial: la mítica película Pulp Fiction de Quentin Tarantino en orden cronológico. O sea: desordenada, remezclada por un usuario, reinterpretada. En cambio, apenas vemos un pantallazo con “El usuario ha suprimido este vídeo. Disculpen las molestias”. ¿Qué ha ocurrido? ¿Quién ha retirado el vídeo? ¿Por qué? Para saberlo, demos un breve paseo por el contexto.

En su versión original, la película Pulp Fiction empieza en el fin, continúa por el inicio cronológico de la historia, acaba en el medio. Siempre me gustó el uso del flashback de Tarantino. Además, no tengo especial apego a esa linealidad del tiempo acuñada por Occidente, el cristianismo y la Ilustración. Pero la versión ordenada cronológicamente de Pulp Fiction tenía algo grande: la reutilización del contenido de un usuario. El remix. El reuso formal de unos elementos audiovisuales que ya forman parte del procomún cognitivo de la humanidad. Pulp Fiction ya no es una obra que pertenezca exclusivamente a Tarantino. Pulp Fiction es nuestra. Forma parte de la sociedad. No es propiedad exclusiva de la industria cultural. ¿O me estoy equivocando? Por eso, para meditar en alto, guardé el vínculo y lo aparqué en un borrador de este blog, esperando una buena ocasión para publicarlo.

Pero han pasado meses. Y al entrar en la Pulp Fiction Remix me doy cuenta que han suprimido el archivo. La recreación de la obra de un usuario-admirador de Tarantino, simplemente, ya no existe. O peor que eso: apenas está registrada en el ordenador de dicho usuario. Ha dejado de ser un patrimonio colectivo. La industria cultural, la rígida moral hollywoodiense, deben haber obligado a You Tube a retirar el archivo. He buscado y rebuscado en Internet otra Pulp Fiction en orden cronológico. Sin éxito. Apenas encontré  el genial infográfico Pulp Fiction en Chronological Order que cierra esta entrada. Y una joyita irreverente: la película Memento, otro icono del flashback, en orden cronológico. Entra aquí, rápido, antes de que la industria lo descubra.

Algunas preguntitas que lanzo al aire colectivo. ¿Por qué la industria sigue considerando la obra de arte como un producto acabado y definitivo? ¿Por qué el velo talibán del copyright impide la creatividad de los usuarios? ¿Por qué se cercena la imaginación y dedicación de los admiradores de una obra? ¿Por qué tenemos que ver películas o leer libros en el orden escogido por sus autores? ¿Por qué no nos divertimos en una Conjura Toca Narices Industriales que despedace las películas y su orden cronológico? ¿Por qué no lanzamos un hashgtag en Twitter para salvar a PulpFiction, #SalvemosPulpFiction , y la reordenamos cómo nos de la gana? ¿Por qué no remodelamos Pulp Fiction de 1001 formas hasta que Tarantino reaccione y aplauda nuestro quehacer distribuido e idólatra? ¿Liberamos a Pulp Fiction de las cadenas? ¿Retuiteamos #SalvemosPulpFiction hasta que nos escuchen?

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

 

 

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

14 Responses to “#SalvemosPulpFiction”


roto2
3 septiembre, 2012 Responder

pole

Byrdy
3 septiembre, 2012 Responder

Hay un antes y un después en la historia de la humanidad con este artículo. De verdad, apasionante y motivador. Se nota que el autor está rascandose los cojones todo el día sin nada que hacer, mas o menos como yo, que he tenido tiempo casi de leerlo.

camniero
3 septiembre, 2012 Responder

Otra tarea interesante sería, numerar la colección de pelis de Tarantino en orden de truños.
Tendríamos desde la truño ambicioso hasta megatruño.

Mira que se le da rebombo al carapapa ese y es incapaz de hacer nada medianamente visible.

ojones
3 septiembre, 2012 Responder

Porque en vez de escribir “hashtag” no escribís “almohadilla” ? o es que es más bonito escribir en el lenguaje del invasor???

Munilla
3 septiembre, 2012 Responder

Empezó muy bien en los 90, petándolo con Reservoir Dogs y sobre todo, con Pulp fiction, pero ya tuvo un buen patinazo con Jackie Brown.
Después de 5 años tocándose los cojones, volvió los 2000 y también empezó bien con Kill Bill, para acabar jodiéndola con la 2ª entrega. Death proof ni siquiera creo que pueda considerarse una película, parece más una broma de mal gusto, y Malditos bastardos, aparte de un bodrio es demasiado larga para lo que cuenta e incluso aburrida a ratos.
Ahora amenaza con Kill Bill 3 y la del esclavo negro en busca de venganza y su novia…

Apenas 7 u 8 películas en 20 años, y no todas buenas. En mi opinión está muy sobrevalorado.

taranta
3 septiembre, 2012 Responder

Tiene que gustarte mucho el cine y entenderlo para admirar a Tarantino. “Para gustos, colores” dice el refrán, así que nada camniero, disfrute usted de grandes éxitos comerciales fáciles -a los que no llamo truños por respeto- y déjenos a Tarantino a los mayores…
Muy buena la entrada, como casi siempre

Álex Montoya
3 septiembre, 2012 Responder

Hay autores que regalan su obra, otros la ceden para diferentes usos según licencias de Creative Commons y otros deciden protegerla mediante el copyright?

¿Por qué respetamos la voluntad de unos y no de los otros?

jose
3 septiembre, 2012 Responder

Efectivamente la realidad es que una obra divulgada o una idea se convierte en una entidad cultural, lo que significa que de forma natural quien la recibe pasa a ser coopropietario de la misma (y cooautor cuando se remezcla o uno crea inspirandose en ello), lo que de hecho incluye poder ganarse la vida con ello.

Es decir, lo mas adecuado es que el marco legal de las restricciones de Copyright, de patentes (y similares), sólo pueda aplicarse contra las medianas y grandes empresas.

Es decir, dejando libertad de uso sin ánimo de lucro o con ánimo de lucro a la microempresa o la pequeña empresa [mientras estas no sean ramificaciones de una empresa mayor claro]). Es decir, el límite legal más restrictivo legal que deberia existir como mucho debería encontrarse en algo a medio camino entre el Copyleft puro y el Creative Commons no comercial, para cumplir el objetivo de proteger la cultura e impedir el monopolio a la vez que se abre un espacio para que el autor tenga más facilidad de comercializar su obra.

Álex Montoya
3 septiembre, 2012 Responder

Qué barbaridad, Jose, vaya sarta de chorradas.

jose
3 septiembre, 2012 Responder

Lo suyo sería que el límite legal de la propiedad intelectual o la propiedad industrial sólo debiera comenzar a actuar contra el ánimo de lucro de las medianas y grandes empresas (y sus ramificaciones).

Es decir algo a medio camino entre Copyleft y el Creative Commons no comercial, es decir, compaginando los siguientes aspectos:
– Buscar los objetivos de libertad cultural (cuando se recibe la cultura divulgada uno se convierte en coopropietario de ella y cooautor de la nueva cultura que cree inspirada en otra).
– Minimizando monopolios laborales, económicos, culturales, industriales… etc etc
– Y dejando a los autores (si desean utilizarlo) un espacio distribución comercial a través de las empresas de gran tamaño sin que entorpezcan sensiblemente al resto de la sociedad (ni culturalmente, ni para ganarse la vida, ni para innovar).

codigo-abierto
3 septiembre, 2012 Responder

En realidad, se puede retocar Pulp Fiction con mayores flashbacks todavía y no ordenarla cronológicamente. Esta entrada pretende cuestionar el copyright y la idea de productos culturales cerrados. Ni siquiera soy fan de Tarantino (no me gusta mucho)

ANTONIO LARROSA
3 septiembre, 2012 Responder

Nadie tiene potestad para saltarse los derechos de autor de nadie..

Clica sobre mi nombre

codigo-abierto
3 septiembre, 2012 Responder

Antonio: tener licencia copyleft o Creative Commons es tener derechos de autor. La cuestión es otra. Si Pulp Fiction tuviera otro tipo de licencia al copyright, podríamos alterar y modificar el contenido y reusarlo. Puede ser sin fines comerciales. La conversación es más profunda

Álex Montoya
4 septiembre, 2012 Responder

No, no es más profunda.

‘Pulp Fiction’ no tiene otro tipo de licencia, porque sus creadores así lo han decidido. No entiendo por qué nos planteamos no respetarlo.

Leave a Comment