Transnomadismo: ráfagas mexicanas

1 year ago by in Crónicas Tagged: , , , , , , ,

Podría rememorar mi reciente viaje a México con pelos, grafos y señales. O hacer un post aséptico y autobombil destacando lo que “oficialmente fui a hacer”: presentar el estudio #tecnopolíticaLATAM y algunas charlas-seminarios en Jalisco. Pero con México no sirven las medios términos: perdí la cuenta de las veces que fui. Y nunca pagué un pasaje: siempre alguien quiso que estuviera allá. Haciendo Cosas. México me atraviesa, afecta y apasiona. A tanta generosidad, qué menos que dedicarle un post. Como creo que recibí más que di, aprendí más de lo que compartí, destaco acá lo que creo que tiene que ser memoria y herramienta colectiva. La selección de recuerdos, afectos, procesos y objetos es asimétrica, forzada y pretendidamente irregular. Buen provecho.

pizarra parquebolsillo
Las Calles son Pizarras

Y sillas coloridas para sentarse. Y Parques de Bolsillo en todos los barrios: colores, silloncitos, espacios habitables. Y bicicletas públicas. Y algunas de préstamo gratuito en los distritos. El espacio público de Ciudad de México hierve. El código abierto es eso:  algo más que sensores hiper tecnológicos: espacios en blanco / negro para rellenar, reconfigurar, re-escribir. Recuerdo con intensidad la acampada que denunciaba el robo de las elecciones que sufrió Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en 2006. Yo llegaba de La Otra, de Chiapas. Ciudad de México hervía por AMLO. El subcomandante Marcos acababa de llegar a la mega urbe. Hubo divorcio Marcos-AMLO (si es que alguna vez hubo filtreo). La venganza de AMLO y del Partido de la Revolución Democrática (PRD) llego un año después: volvieron a ganar las elecciones municipales de la mayor ciudad de las Américas (que gobernaban desde 1997). El progresismo – con luces y sombra – reconfiguró el espacio de la megalópolis. Para bien.

ranchito ranchitognu

Linux quiere ser Popular

Por fin, por fin: conocí personalmente el (mítico) Rancho Electrónico, espacio hacker, popular y red-volucionario. Carlos &Cia me mostraron los entresijos de este laboratorio / cooperativa / Zona Autónoma Temporal, en el corazón de la Colonia Obrera. Impresionante la coherencia del Rancho con la cultura y el software libre. Increíble su capacidad de generar encuentros, redes, espacios. Y fascinante su sensibilidad con las luchas populares, con Lo Popular (ojo, mayúsculas), con la raíz de las luchas latinoameticanas. Así sí: LINUX acabará siendo popular Si estuviera en Twitter, les haría un #FF (Follow Friday) cósmico. Aquí su cuenta: @hackrancho.

trotksky

Trosky no era trosko

Cuenta pendiente cumplida: visitar la casa de Trotsky en Coyoacán. Fascinante su fase final en México, su asesinato a manos de un fanático estalinista, su convivencia con Diego Rivera y Frida. Y no era trosko, no. No he escuchado nunca la palabra “trosko” con tantos agujeros e ironía como en México. Significado: casi siempre referida a los trotskistas que bloquean cualquier asamblea o la convierten en algo infinito. Rodrigo Serrano, Nivo, de #YoSoy132, lo resume siempre con una frase: “Trotsky era un buen tipo. Simplemente, los troskos no le entendieron”.

#TecnopolíticaLATAM, UNAM, Slow Food, Jeremy Derrel

Y llegó el gran día: el 09 de octubre presenté en la facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México (UNAM). Genial desvirtualizar a Gianandrea Nelli, de OXFAM GB (que financiaron mi investigación) y al profesor Benjamín Arditi, que posibilitó mi ida a México. Difícil resumir 6 meses de investigación en una hora de ponencia. Muchos activistas en el público. Muchos de #YoSoy132. Buenas preguntas. Algunas me descolocan: ¿cuál es tu paradigma teórico? Hum, no soy marxista, debería haber dicho. Pero no lo dije: divagamos un rato, entre enjambres, rizomas, Kevin Kelly, Guattari… Embedo arriba la presentación. Al día siguiente realicé un seminario sobre tecnopolítica, teorías de redes y revueltas globales con alumnos de Benjamín. Luego, mágica comida y deambular por el Centro Cultural de la UNAM. Pocas universidades del mundo pueden presumir de tener un restaurante de Slow Food en su interior. Y un museo como el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) con tanto nivel. Fascinante muestra del británico Jeremy Derrel, El ideal infinitamente variable de lo popular.

1968yosoy132

De 1968 a #Ayotzinapa, pasando por #YoSoy132

Emocionante marcha la del 2 de octubre. El recuerdo de las víctimas de las revueltas de 1968 – intensas en México – se mezcló con el recién conmemorado aniversario de Ayotzinapa (la desaparición de los 43 estudiantes). Las calles, con sudor y cánticos, comprobaron de alguna forma el resultado de una parte del estudio #tecnopolíticaLATAM. En Ayotzinapa, la expansión global de una causa explico que la investigación de datos que realicé con Alejandro González (Outliers) prueba de alguna forma la fabulosa sincronía de las luchas mexicanas: épocas diferentes y causas transversales, conviviendo en sincronizaciones asombrosas. Inteligencia colectiva en estado puro. El estudio también da forma a una intuición: la importancia de los nodos de #YoSoy132 en la expansión nacional y global de la causa de Ayotzinapa. ¿ #YoSoy132 está muerto, como afirman algunos medios? No, está mutando, camuflado, reinventándose. Conviví con algunos activistas de 132 (Rodrigo, Isra, Ana Paula, Alberto, Laura…). Y una prueba que no engaña: las paredes de los bares hablan. Tras la tercera chela en un bar inmombrale y definitivamente no gentrificado de Coyoacán, con Rodrigo, de 132, reparé en esa pintada, ese símbolo rasgado entre corazones: #YoSoy132 Zaragoza. Impacto simbólico conseguido, tuiteé (o recuerdo falsamente que tuiteé).

Droncita, el drone grafitero

Y Droncita, claro. Vi este drone en acción en la manifestación del 2 de octubre. Droncita es el drone grafitero. Y mucho más: símbolo de la resistencia – resiliencia de una nueva forma de protesta. Droncita es una más de las cartas del colectivo Rexiste. Su repertorio es sorprendente. Ellos son los responsables de la famosa pintada que apareció el 07 de noviebre de 2014 en la Procuraduría General de la República, “#YaMeCansé del miedo”. Y del #FueElEstado, el tabú colectivo que acabó, de las calles a las redes, transformándose en un hashtag demoledor. Me llegó por muchos lados: los de Rexiste son hipermediáticos. Buscan eso: hackear a los medios. Buscar el ángulo. Poner zancadillas. El vídeo es fascinante. La revolución, o es simbólica, o no será.

giocondaremix sincretismo

Sincretismo, esa transición versátil

Antropofagia y remezcla, sincretismo o muerte, re-creación kitsch. No conozco un país donde el sincretismo sea tan, pero que tan natural como en México. Una muestra sobre Leonardo Da Vinci se anuncia en el metro con fotos de la Gioconda remezclada. En algunos países de Europa, censurarían el cartel, alegando algún rincón del infecto copyright. En México, la remezcla es el karma. En el bar La Bota me reencontré con Malverde, el santo narco, en medio de paredes abarrotadas de objetos aparentemente incoherentes entre sí. Recuerdo una frase de Megalópolis, el magnífico libro de Celeste Olalquiaga, en el que elogia la facilidad que tiene el sincretismo latinoamericano para encontrar “transiciones versátiles en sistemas jerárquicos”.

medioslibres

Medios libres, medios vivos

Sobran las palabras para este fabuloso esquema de los medios independientes, libres y vivos que hizo Tejemedios con motivo del aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

siriolibaneses

Zapata, sirio-libaneses y el Nuevo Japón

Siempre me fascinó La raza cósmica (1925) del mexicano José Vasconcelos: primer gran vislumbre del hibridismo, de la mezcla racial latinoamericana. Siempre me encantó el libro México, que Antonin Artaud escribió tras su estancia mexicana (a partir de 1936). Artaud veía al país racialmente más mezclado del mundo: el diálogo dicotómico era mestizo-indio, no blanco-indio (y no era excluyente), los indios llevaban siglos mezclándose entre ellos. En este viaje cayó en mis manos un librito sobre la vocación de acoger refugiados de Ciudad de México. Conocí algunos detalles de migraciones que México recibió e incorporó a su ADN cósmico: sirio libaneses (lucharon del lado de Zapata, introdujeron esa forma de hacer carne para los tacos), judíos errantes europeos de todos lados, cineastas y comunistas rusos, surrealistas franceses, sindicalistas italianos, republicanos españoles, japoneses (la foto de la tienda El Nuevo Japón me fascina, pero no la encuentro), chinos, exiliados de todas las dictaduras latinoamericanas, escritores colombianos (muchos), Chavela Vargas (costarricense), José Martí, Fidel Castro, Che Guevara, guionistas de Hollywood que huyeron de la caza de brujas de McArthy, poetas beats y lisérgicos…. No sabía que la Ciudad de México tiene La Casa Citlaltepetl, para escritores refugiados de todo el mundo. Espectacular la generosidad mexicana. Tomemos nota. #refugeeswelcome. Y punto.

ciudadesrebeldes wikiplaza carteltrosco

Ciudades Rebeldes, wikiplazas, Jalisco.

Y llegó mi visita a Guadalara (GDL para hipsters). No tengo cómo agradecer a Rossana Reguillo (ITESO) y a Gustavo Acosta (Zapopan Lab), por la acogida, agenda, encuentros, charlas infinitas, comidas insuperables. Para comenzar, la cartelería que me prepararon fue sublime (uno con estética post-trosco). Presenté en ITESO la investigación #tecnopolíticaLATAM. Realicé un taller sobre espacios urbanos, colaboración y tecnología, compartiendo el rico proceso de la Wikipraça de São Paulo, conociendo a gente maravillosa (tomen nota de Cuadra urbanismo). Y acabé la parte oficial de mi visita con una charla sobre Ciudades Rebeldes del Bien Común. Más que necesaria: las 4 (pinches) ciudades neoliberales tienen raíces en la hipsterizada GDL: la Smart City, la Ciudad Creativa, la Ciudad Marca y la Ciudad Público-Privada (que en el fondo entrega el corazón al capital). Microsoft juega a los datos abiertos y ORACLE se lanza a la consquista de hackers. Ninguno de ambos cambia un ápice su línea dura copyright. Y los activistas, navegan confundidos en lo cool de estar en el Silicon Valley mexicano. Conocí el HackerGarage. A activistas de todo tipo. Y a los políticos que han conseguido expulsar casi totalmente al PRI de los municipios de Jalisco: el Movimiento Ciudadano y Wikipolítica (próximo punto).

conkuma

El huracán de Wikipolítica

Glup, el único selfie de la serie. Pero Pedro Kumamoto & Cia se lo merecen. Fascinantes charlas, encuentros, chelas y co-inspiraciones con varias de las personas de lo que tal vez sea el fenómeno más vibrante de la política mexicana: Wikipolítica. No contaré mucho, porque pienso hacer uno o más reportajes sobre ello. Anticipo: Kumamoto siempre habla en plural, es el primer diputado independiente de México, consquistó el distrito 10 de Guadalajara (rico, conservador) siendo progresista y pronunciando off de record cosas como “pinches neoliberales”. Su campaña  fue mítica. Sin recursos pero con comunidad. Dos lemas: “Ocupar la ciudad, habitar la política” y “los muros sí caen”. Fascinante. La era de los candidatos independientes ha nacido en México. Y la sincronía de indignaciones que sacude el país desde hace décadas, desde aquella acampada AMLO de 2006, parece madura para dar un salto en la política representativa.

karma

Crónicas con karma, pinches grafos

“Pinches grafos”. Lo dijo Rossana Reguillo en una cena, con ironía. Lo interpreto como quiero, obvio. Pienso (pensamos) que los gráficos de redes, que denominamos grafos, son fundamentales para estudiar la topología de las redes, las nuevas dinámicas de acción-auto organización de la sociedad en red. Cierto. Pero que no explican todo. O lo explican, pero sobre capas de milenios, de antropología, de afectos, de práticas colectivas. Leí dos libros fabulosos en mi periplo transnomadístico. El campo de guerra, de Sergio Rodríguez, es un paisaje alucinante para entender el estado de Guerrero (donde ocurrió la tragedia de Ayotzinapa), el narco-Estado, las guerrillas comunistas, las escuelas de normalistas (profundamente revolucionarias), la persecución política, la plantación de opio que incentivó el ejército hace décadas, el DEA disfrazado del Bien Pero Que Hace El Mal (responsable del tráfico)… Hum, debería usar info en off y mejor dejarlo para un reportaje próximo. El segundo libro, un fresco y ácido divertimento sobre el norte de México, sobre los narcos paisajes que me vieron deambular en otros viajes (Sinaloa, Sonora, tijuana, Tamaulipas)… que corre de la mano de Carlos Velázquez. En el caso, es sobre Torreón. Personalísimo estilo, políticamente incorrectísimo. Un verdadeo destroyer del status quo literario. Recomendable es poco: lean El karma de vivir al norte. Después, tal vez entiendan algún grafo.

Y me dejo fuera mucho, demasiado. Laterales y tequilas, temblores sísmicos, ferias de diseño mexicano con Adriana Lozada y Leonardo Tarifeño (Dj Tudo Bem), que tan bien saben acoger. Mercados, deseos de sonideros cumbieros, la palabra Gualaguetza (ese mecanismo colaborativo y ancestral de Oaxaca), Raquel en el cruce de las calles México-Madrid, algunos grafos… Que la imaginación de cada uno complete estas ráfagas. Continuarán alguna vez, en algún formato.

 

Post periodista, (re) escritor | #tecnopolítica #redes | #hacktivismo | #culturalibre #copyleft | Participación | Innovación y Desorden | Subjetividades en red | Transnacionalista convencido Twitter: @bernardosampa São Paulo futuramedia.net

Leave a Comment